sábado, 27 de septiembre de 2008

Los Hombres-Bufeo





Una noche, no hace mucho tiempo, hubo una fiesta en casa de don Leocho, en un caserio de 12 o 14 casas,perdido en la amazonia peruana,cerca al rio.Era fiesta,la hija,Flor cumplia 15 años y se hicieron para la ocasion abundantes comida y masato, ya que iban a venir familiares y amigos de ambas margenes del rio.Despues de los discursos de rigor presentando a la nueva señorita "en sociedad" la gente empezo a bailar y tomar el fresco y espumoso masato.Cerca de la medianoche,cuando todos ya estaban bailando borrachos y contentos, se aparecieron sin saber exactamente de donde, dos atractivos jovenes colorados y de pelo rojizo, muy alegres y sonrientes que sin mucho esfuerzo se convirtieron en el alma de la fiesta bebiendo y bailando con muchas ganas.Uno de ellos no dejaba de mirar a Flor, que estaba muy linda en un vestido rosado corto.De pronto se acercò y la invito a bailar, ella quedò inmediatamente cautivada por su sonrisa,pero mas la hipnotizaban esos ojos del color marron brillante del rio al mediodia.Salieron a la huerta y èl sin decirle nada la besó en la boca.Duró solo un segundo,pero ella experimentó una humeda y placentera tibieza.Entonces el otro joven salió de la fiesta y llamo a su amigo para que se vayan.Todo sucedio tan rapido, él solo la miro mientras se iban camino al rio tan de prisa que cuando Flor reaccionó ya no habia nadie.Continuaba la fiesta,eran tres dias.En la segunda noche se volvieron a aparecer los guapos jovenes gringos, asi les decian, como siempre haciendo las delicias de la gente con sus bailes, tambien comiendo y tomando masato en abundancia.Flor se habia puesto un vestido celeste muy claro, que cuando salia a la huerta reflejaba la luz de la luna llena y parecia una yara de tan bonita.El mismo joven la volvio a invitar a bailar sonriendo dulcemente y sumergiendola en las profundidades del rio con su mirada.Bailaron y luego salieron a tomar el aire, el la volvió a besar sin decirle nada mas,ella sintió otra vez la agradable tibieza, y se sintió como flotando en el agua con el beso.Otra vez se apareció el otro joven y llamó a su amigo para irse, se fueron rapidamente, Flor seguía subyugada por la magia.Se fué a su cama y le costó dormirse no por la fiesta, si no por la maravillosa sensacion que habia tenido.
A la mañana siguiente, mientras la gente tomaba caldo de gallina y descansaba, solo por un rato, de la fiesta empezaron unos rumores, no se sabe de quien, acerca de los gringos:"Porqué se van antes que amanezca?","Son brujos yo creo...","seran bujeos",etc.A don Leocho se le ocurrió una idea:"Hay que emborracharlos lo mas que puedan y veremos que pasa".
La noche llegó rapidamente y se sirvieron muchos tipos de pescado, carne del monte,venados,etc y porsupuesto las tinajas rebalsando de refrescante masato.En pleno jolgorio llegaron los jovenes.Flor,hermosa niña, se habia puesto un vestido tan blanco que heria los ojos mirarlo en la noche.Cuando él se acercó para bailar,ella le preguntó su nombre."Ilberto" le contestó con una sonrisa mientras bailaban.Al rato Flor lo jaló hacia la huerta y ella fue la que lo besó primero, muchas veces,muchos besos.Dentro de la casa don Leocho hacia tomar mucho masato al otro joven que ya se tambaleaba al caminar.Ilberto beso a Flor y entró a la casa por su amigo,pero los hombres no querian dejarlos ir, les dijeron que se queden a dormir.Abrazo a su amigo y salieron con los hombres caminando detras e insistiendo que se queden, pero ellos siguieron caminando.Flor los seguia pero a distancia.Cerca al rio una piedra salió, no se sabe de donde, y se estrelló en la cabeza de Ilberto tumbandolo al piso inmediatamente, el otro joven se lanzo al rio y no volvió a salir o al menos nadie lo vió.Se acercaron al joven herido corriendo ,pero grande sorpresa fué ver un bufeo colorado con una gran herida en la cabeza, ya estaba muerto.Le abrieron la barriga con un cuchillo y el masato salio como un riachuelo por un momento.Nadie lo dudó era el mismo de la fiesta, eran bufeos.Tiraron el cadaver al rio.Flor no reaccionó con ninguna conducta extraña o agresiva, pero no hablaba del tema cuando le preguntaban.El tiempo pasó y la madre descubrió la barriga de Flor crecer.La amenazaron con mandarla lejos y sola a Iquitos o Lima si no decia quien era el padre.Nunca mencionó a Ilberto.Una noche de lluvia La despertaron unos terribles dolores en el vientre, su madre y una vecina llegaron de inmediato.Los dolores se calmaron un rato y escuchó su nombre a través de la lluvia :"Floooor", como un susurro.La madre gritó y la vecina cayo desmayada al ver que el recien nacido era un pequeño bufeo rosado,Flor lo recogío en su seno y le hizo lactar.Salió desnuda al filo de la madrugada y se dirigió al rio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario