viernes, 28 de diciembre de 2012

Fionna Apple - Hot Knife

Coca

Anoche salì a tomar unos tragos con amigos, la pasè muy bien riendo mucho y escuchando musica fabulosa. Habìa mucha coca tambien, ellos jalaron bastante, yo sòlo unos tiros. la cocaina tiene un raro efecto en mi, super orgànico, sòlo fìsico, nada mental. Es una droga agnòstica, totalmente terrenal, adulta, con dinero, ferozmente atea, no sueña. No và conmigo. Mas bien volverè a tomar ayahuasca pronto, despuès de tiempo, necesito algùn consejo de la Abuela...

jueves, 27 de diciembre de 2012

ターコイズ

あなたが愛の話をする場合は、その謎と宇宙の愛、キスとの距離の愛撫スターは、心でしか考えていないことを王子と私のもの。ビューティーターコイズのその惑星上に、遠い銀河の中で、自分の仕事をして、その使命を果たす。 夜になると私ははっきりあなたの呼び出しを感じ、美しく心拍を落ち着かと、私はやがて会議を与えるためにあなたの思考LYその笑顔ウェット憧れを送信させていただきます。 *それが正しい方法で翻訳されている場合、私はGoogleの翻訳を使用してこのは、申し訳ありませんが、私は日本語を勉強する間もなく願った私は本当にあなたが書いて、音が気に入っている言語です。私は日本語で書く事のルックスを見ているよう。 :)

viernes, 21 de diciembre de 2012

Johnny Marr - The Messenger

La canciòn del año para mì... :)

Feliz 21 De Diciembre 2012 !!! :)

Ya es 21 de diciembre del 2012, aunque muchos quieran negarlo hemos tenido o tenemos una ligera expectativa, que no necesariamente tienen que ver con desastres naturales, afortunadamente hasta la hora que escribo esto ; 12:52 p.m. hora de Perù, no hay anoticias de nada alarmante, tan conectados comoe stamos nos enteramos de todo al momento, pero si alguna "radiaciòn" solar o algo por el estilo interrumpa algun servicio, como inernet, por ejemplo, eso si serìa una catàstrofe mayùscula. Dejando de lado bromitas, XD, volverìamos a lo bàsico en comunicaciòn. Pero eso no àsara, espero, aunque debo confesar que me gustaria ver enormes naves nodrizas sobre los cielos para un contacto abierto y masivamente, aunque, claro serìa muy chocante para mucha gente, supongo, alguna gente que no està abierta a nuevas interpretaciones de la vida en si misma. No estoy muy informado sobre los temas mayas, tengo la misma informaciòn del comùn de la gente, sè que eran o son, una cultura muy avanzada en la astronomìa y otras ciencias, pero creo que han sido tergiversados en cierta manera, como posiblemnte la Biblia tambièn ha sido tergiversada o malinterpretada, mas bien a conveniencia. Pero siendo este un tiempo de cambio, deseo todo lo mejor para todos coomo uno y por ende a mò y a los mìos, que enrealdiad somos todos los humanos. A tì que lees esto te agradezco tu tiempo y te deseo todo lo mejor en cada aspecto de tu vida y mucha psosperidad y amor por supuesto, sin èl no seràamos y mucho menos existir. Amor para ti Y Felicidad! :D

lunes, 3 de diciembre de 2012

Hola! y disculpa las ausencias...

Saludos a todos los que leen este blog y quiero pedir disculpas porque no he estado publicando mucho ultimamente, lo he descuidado. Estoy en otra ciudad y en otra casa, que no es l amia, por un tiempo y estoy acomodando las cosas y mis ideas. Pero no se preocupen mucho que mi cerebro sigue igual de rayado y continuaré en la magna tarea de comunicar mis gustos e ideas. Saludos a todos!, besos al que quiera y mamadas a discreción... Los quiero! <3

martes, 6 de noviembre de 2012

Bases Y Vehiculos Submarinos Relacionados A Los Cetáceos por Jean-Luc Bozzoli (Traducción Adela Kaufmann)

Desde hace algún tiempo he sabido que hay visitantes o residentes de civilizaciones más allá de la Tierra que viven en nuestros mares. Los delfines y las ballenas han hecho esto claro para mí. Además, en una ocasión fui personalmente testigo de ovnis que entran y salen del océano. Es seguro asumir que una civilización avanzada con vehículos que son capaces de viajar por el espacio profundo también serán capaces de operar bajo el agua. Ambas condiciones requieren sistemas completamente autónomos a bordo de los vehículos. Seres del espacio que prefieren a observarnos y ayudarnos sin ser vistos, sabiamente usarían el ambiente oceánico para su base. Cuando mi amigo, Kinsley Jarrett hizo dibujos de naves espaciales equipadas con grandes piscinas para los cetáceos, yo sabía que estaba representando las escenas dentro de las naves exactamente como las había visto y exactamente como los delfines me las habían explicado a mí. Recuerde que los mares y océanos cubren aproximadamente tres cuartas partes de la superficie del globo (71%). A pesar de que nosotros, como raza humana apenas estamos empezando a explorar los arrecifes y otras formaciones que cubren los fondos oceánicos, los ETs con su avanzada tecnología han estado utilizando los mares como su base de operaciones durante siglos. A partir de ahí, miden los niveles de progreso espiritual/físico, las ondas electromagnéticas, las permutaciones químicas y la energía nuclear en el planeta. Dado que este planeta no es una masa sólida, sino que es hueca, entiendo también que hay civilizaciones que viven dentro de la corteza terrestre, de la misma manera en que las civilizaciones viven dentro de la mayoría de los otros planetas ocupados de nuestro sistema solar. La Tierra es en realidad uno de los raros planetas con vida en la superficie exterior. Estas civilizaciones de la Tierra interior se pueden acceder a través de una serie de diversas aberturas en el mar; más notables son las aberturas en los polos que se pueden ver durante el vuelo sobre el Océano Ártico y el continente antártico. El contralmirante Richard E. Byrd exploró y cartografió los polos Norte y Sur. En su diario escribió sobre su viaje más allá del Polo Norte, a través de la abertura polar a una zona templada de montañas, lagos, ríos, vegetación y formas de vida. Usted puede leer sobre esto en su diario publicado. Recientemente he aprendido que la Tierra interna tiene más agua que toda el agua en la superficie. En un comunicado de prensa de fecha 7 de marzo 2002, unos investigadores japoneses del Instituto de Tecnología de Tokio , dijeron que ellos llevaron a cabo experimentos en sus laboratorios que indican que hay tal vez más H2O subterráneo profundo que en todos los océanos, lagos y ríos combinados. De hecho parece haber de cinco a diez veces más agua en la tierra que en la superficie. Esto realmente nos convierte en un planeta de agua. Los avistamientos de ovnis que atraviesan el océano no son nuevos. El 18 de junio de 1845, de acuerdo con el Times de Malta (Malta es un grupo de islas en el Mediterráneo sur de Sicilia. Una colonia británica hasta 1964) "...Nos encontramos con el bergantín Victoria a unos 900 kilómetros al este de Adalia, cuando su tripulación vio tres cuerpos luminosos salir del mar hacia el aire. Fueron visibles durante diez minutos, volando a media milla de la nave. "Hubo otros testigos que vieron a este mismo fenómeno ovni de Adalia, Siria y Malta. Cada uno los cuerpos luminosos muestra un diámetro aparente mayor que el tamaño de la luna llena! "El 22 de marzo de 1870, en las aguas ecuatoriales del Océano Atlántico, los marineros de la corbeta inglesa Señora del Lago vieron un objeto curioso (como una nube en el cielo). Era una nube en forma lenticular con una larga cola, y AVANZABA CONTRA EL VIENTO. Esta forma fue visible durante una hora, escribió el capitán F.W. Banner en el diario de navegación. El dibujo de la bandera en su diario se parecía extraordinariamente a un platillo volador". Hay miles de estos avistamientos, hay muchas fotografías también. Además, hay informes de bases fuera de las costas de diferentes países, como, el norte de América del Sur Puerto Rico Rusia el Mar del Norte Escocia Costa Patagonia en Argentina Islas Azores, Portugal España Islas Canarias Canadá Japón EE.UU. República Dominicana Spitzbergen, Noruega Terranova, ...y otros. Por ejemplo, en julio de 1967, un hombre de negocios multinacional holandesa se ​​puso en contacto en el Oostscheld, por debajo de Amsterdam, por seres extraterrestres que dijeron que venían de un lugar llamado Iarga, a unos 11 años luz de nuestro sol como calculamos la distancia. Nos estaban observando desde debajo del agua y permitieron a este hombre visitar las unidades de naves espaciales ubicadas bajo el agua. Este es un caso muy bien documentado llenando más de 400 páginas de un libro llamado "UFO Contact from Planet Iarga." El comandante Graham Bethune de la Marina de los EE.UU. (retirado) estaba volando su avión militar desde Islandia a Terranova el 10 de febrero de 1951, cuando vio un OVNI saliendo del agua. Él estaba a unos 300 kilómetros de su destino, cuando... "Vimos un resplandor en el agua como acercándose a una ciudad por la noche. Cuando nos acercamos, este resplandor se convertía en un círculo enorme de luces blancas en el agua. Luego vimos un halo amarillo, pequeño, mucho más pequeño que lo que sea de donde se puso en marchae. Estaba a 15 millas de distancia. " Él continúa describiendo este avistamiento, de cómo el OVNI se acercó a su avión y voló junto a él. “Podíamos ver la nave. Tenía una cúpula, pudimos ver la descarga de la corona…” Un testigo del Projecto Disclosure, presentado en el Club Nacional de Prensa en 09 de mayo 2001 en Washington D.C. es Dan Willis , Marina de los EE.UU.. Trabajó en la sala de código de la estación de comunicación en San Francisco. Recibió un mensaje de prioridad, clasificado como secreto, de un buque militar de guerra cerca de Alaska. "La nave fue reportada emergiendo del océano, cerca de la amura de babor, un objeto elíptico brillando intensamente, de color rojizo-naranja, de aproximadamente 70 pies de diámetro. Se disparó fuera del agua viajando a alrededor de 700 mph. Esto fue seguido en los radares de los buques y fueron fundamentadas." Hay muchos casos de avistamientos de este tipo, documentados en libros tales como, "contacto OVNI submarino "por el Dr. Virgilio Sánchez Ocejo (publicado en forma privada por Wendelle C. Stevens, 1982) "Bases submarinas y Subterráneas "por el Dr. Richard Sauder (Adventures Unlimited Press, 2001) "Residentes invisibles: una disquisición sobre ciertos asuntos marítimos", y la posibilidad de vida inteligente en las aguas de esta tierra, por Ivan T. Sanderson, 1970 (The World Publishing Company, Cleveland, Ohio) A menudo, estas bases se encuentran cerca de las áreas de las cuencas de aguas profundas, como la Fosa de Puerto Rico, no lejos del santuario de las ballenas jorobadas en el Caribe que nos visitan cada año. Hay una razón por qué los delfines y las ballenas nos están llamando a estas áreas específicas para nadar con ellos en el mar. Delfines, ballenas y embarcaciones ET Un día, durante un seminario sobre delfines, ballenas y ETs en Kona, Hawaii, estábamos disfrutando de un maravilloso baño con delfines Spinner. Mirando hacia arriba, vimos una enorme nube lenticular gris encima de nosotros. Mis amigos ETs, conocidos como los Arcturianos, me había dicho que su nave espacial de 5 ª dimensión, siendo similar en consistencia y densidad a nuestras hermosas formaciones de nubes, aparecen a menudo en nuestro cielo como nubes lenticulares (click imágenes abajo). Al dirigir la atención del grupo hacia la nube, sentimos un gran campo de energía girando alrededor de nosotros. Los delfines que estaban nadando cerca empezaron a girar y saltar fuera del agua. De repente, una ballena jorobada saliendo a la superficie y saltando. El capitán del barco llamó a los nadadores fuera del agua. (A las personas no se les permite nadar con ballenas jorobadas en Hawai.) Cuando abordamos el barco, una ballena bebé comenzó a saltar a la superficie una y otra vez. Pronto nos encontramos en medio de delfines y ballenas saltando. La energía arremolinada se hizo más fuerte al sobrevolar la nube elíptica gris sobre nosotros y nos quedamos hipnotizados en la proa de la boa. Una gran tromba de agua se formó en nuestro lado de estribor. En todas mis décadas de experiencias oceánicas, nunca he visto nada como esto antes. La tromba de agua se arremolinaba en una espiral de agua y elevándose de la superficie del océano a la atmósfera, creando un rugiente torbellino. A medida que nos agarrábamos de la barandilla del barco buscando apoyo, otra tromba de agua se formó en el costado de babor de nuestro barco. Luego apareció una tercera en la proa. Estábamos ahora rodeados por un triángulo de aguas en espiral. La nube en forma de cúpula parecía descender hacia nosotros. El viento fue aumentando en intensidad. Pensamos que seríamos arrastrado hacia la nave. El capitán estaba preocupado por esta repentina condición del "tiempo" y dijo: "Salgamos de aquí!" Puso en marcha del motor, y alejó el barco. Mi amiga Penny y yo continuábamos observando el barco flotando por encima de nosotros, y trató de comunicarse con sus ocupantes. A medida que nuestro barco se alejaba, notamos un avión militar gris, un Boeing 707 convertido, dando vueltas varias veces debajo de la 'nube'. Esta fue nuestra última vista al abandonar nuestro barco abandonado el área. Jean-Luc Bozzoli grabó partes de este evento en un video. Los delfines me han hablado de la presencia de un vehículo submarino ET en esta misma bahía. En muchas ocasiones hemos estado nadando en la bahía cuando grupos de delfines nadan hacia la parte norte y desaparecen repentinamente. Viajando hacia el norte en nuestro barco, no los podemos ver en ningún lugar. Esto es inusual. ¿Hacia dónde van los delfines? También ha habido numerosas ocasiones, cuando de repente una gran vaina de delfines no-conocidos aparece nadando a nosotros de esta sección norteña. Estos delfines no tienen marcas conocidas que yo pueda reconocer. Son de una nueva vaina, no los que normalmente nadan con nosotros. Incluso los capitanes de los barcos han comentado, diciendo: "¿De dónde vinieron esos delfines? He estado observando la costa y no había delfines a la vista. De repente aparecieron de la nada! " Es cierto, aparecen de la nada. Vienen de las profundidades de esa bahía donde interactúan con la nave espacial bajo el agua que está descansando o flotando abajo. Como mi amigo Kinsley Jarrett ha ilustrado en sus dibujos, los delfines son capaces de entrar en estas instalaciones bajo el agua, comunicarse y permanecer allí hasta que su trabajo en el barco se completa. Entonces ellos u otro grupo de delfines, vuelven a nadar con nosotros otra vez.
Tomado de la maravillosa pagina: Biblioteca Pleyades

martes, 9 de octubre de 2012

Evidencia de Lemuria o Mu - William Hutton, traducido por Adela Kaufmann

Introducción La noción de un continente perdido debajo del Océano Pacífico parece absurda. Pero hay muchas historias y libros que se refieren a tal lugar. El Coronel James Churchward escribió cinco libros sobre el continente perdido de Mu (también llamado Lemuria). 1-4 Más tarde veremos sobre los trabajos de Churchward. Hay, incluso, un grupo llamado “La Comunidad Lemuriana - The Lemurian Fellowship”, ubicado en Ramona, California, la cual ha publicado este concepto de un mapa del continente perdido. Información Psíquica El mapa en la Figura 1 es, probablemente de origen psíquico. Lo interesante es que muestra que porciones de la lejana Lemuria noreste estaban ubicadas en el oeste de América. Esto parece hacerle eco a la siguiente lectura de Cayce. Antes de que encontremos que la entidad estuvo en esa tierra, ahora conocida como las Américas, durante esos períodos cuando fueron los cambios que causaron el hundimiento de Mu o Lemuria, en los períodos que cambiaron lo que son ahora parte del área de las Montañas Rocosas (Rocky Mountains); Arizona, Nuevo México, porciones de Nevada y Utah. La entidad, entonces, estuvo entre las princesas de la tierra que había establecido allí las enseñanzas de la Ley de la UNIDAD, de las actividades en la tierra que trajeron a las fuerzas destructivas a través de separaciones de aquellas cosas hechas para el amor del individuo, por motivos gratificantes o egoístas. Entonces la entidad estableció lo que podría ser llamado vida hogareña en esa tierra, ya que cada hogar se convirtió entonces en el castillo del lugar de adoración – o actividades que eran separadas, sin embargo unidas en cuanto a propósitos. El nombre, entonces, era Ouowu. 851-2; enero 31, 1935 Tenemos después la historia de Phylos, un maestro desencarnado que fue canalizado por F.S. Oliver en 1883. 5 Cualquier cosa que uno pueda pensar de las lecturas psíquicas de Edgar Cayce, Phylos fue implicado a ser una fuente creíble en una de ellas (# 364-1). En su libro, Phylos habla de una vida previa en Lemuria. El describe “pequeños raros caballos, que tenían tres dedos en cada pata y hombros altos”, una “grandiosa casa construida de piedra”, y un hombre de piel morena”, “sus manos parecían garras”. Tal información indica un tiempo Mioceno, lo más temprano – hasta hace unos nueve millones de años – y una raza humana anterior. Las lecturas de Cayce se refieren a un continente perdido en el Pacífico por varios nombres, pero más a menudo es llamado Lemuria. Tres nombres son Mu, Zu, Lu, y posiblemente Oz. Algunos de éstos pueden referirse a provincias en el continente, o a porciones dejadas después de una importante desintegración de la tierra. Aquí hay tres lecturas representativas. Antes de esto encontramos a la entidad en la tierra ahora conocida como el continente Americano, durante los períodos cuando las tierras lemurianas, o las tierras de Mu y Zu estaban en sus tumultos de destrucción. Y la entidad estaba entre todo eso – en lo que está ahora no muy lejos de aquella tierra en la cual la entidad, en su viaje vio primero la luz [la mujer pidiendo la lectura nació en el área de Santa Rosa/Petaluma, California – (está, en el futuro cercano deberá desaparecer otra vez cuando esta tierra de una a la tierra de Mu) – estableció un templo de adoración para aquellos que habían escapado de los tumultos del cambio de la Tierra en ese período en particular. La entidad, de nombre Oeueou, se estableció cerca de lo que es ahora Santa Bárbara, el templo al sol y a la luna; ya que el satélite de la luna en ese entonces no había desaparecido…y allí fue impuesto a la entidad en la adoración como la diosa de la luna y del sol… (509-1; 2/5/34) ¿Cual “satélite de la luna?” ¿Cómo se “desapareció?” ¿Impactando la luna? ¿En que ubicación? Era este un satélite natural o un satélite hecho por el hombre? Si era hecho por el hombre, ¿para que era usado? ¿Navegación y/o comunicación? ¿Por quién y para quién? ¿Estaban involucrados alienígenas? 6 Aquí están los segundos y terceros ejemplos de las numerosas lecturas de Cayce que se refieren al continente perdido de la Lemuria: Antes de que encontremos que la entidad estuvo en esa tierra conocida como Mu, o la desaparecida tierra en el Océano Pacífico, el lleno de paz; durante esos períodos cuando mucho de aquellos habían subido al poder al cuando estaban pasando esos destierros y preparaciones para la preservación; ya que ellos sabían que la tierra pronto sería quebrantada. (630-2) Antes de esto encontramos que la entidad estaba en esa tierra llamada Zu, o Lemuria, o Mu. Esto fue antes del viaje de personas en perfecta forma física; más bien cuando se decía que eran capaces de – a través de aquellos desarrollos del período – estar en el cuerpo o afuera del cuerpo y actuaban sobre el materialismo. En el espíritu o en la carne, ellos hicieron esas cosas, aquellas influencias que trajeron la destrucción… (436-2) Aquí tenemos referencia a un tiempo cuando las almas podían actuar directamente sobre la materialidad. Este aspecto de las referencias a Lemuria de las lecturas encuentra resonancia en el libro, Atlántida en los Últimos Días 7. Se dice que el trabajo fue una inspiración dictada al Sr. Randall-Stevens por dos maestros desencarnados. Según el discurso del autor, la desintegración real de Lemuria ocurrió sobre un período de muchos miles de años. Esto, “fue logrado como resultado de una serie de disturbios volcánicos que minaron gradualmente las capas inferiores que abarcaban las fundaciones de ese continente.” El desastre fue causado a cause de… la dominación ejercitado por el Diablo y sus seguidores. Randal-Stevens viene a decir, “La magia negra estaba Madura y las oportunidades de aquellos que todavía permanecían firmes a la causa de la evolución eran casi desesperadas…Durante los períodos anteriores, todos aquellos que iban a ser recogidos en Atlántida habían sido ordenados a proceder hacia ese continente.” Randall-Stevens escribe que la destrucción de Lemuria ocurrió aproximadamente hace 30,000 años. El sumergimiento de Lemuria debe haber tenido consecuencias geofísicas mundiales. La fecha de 30,000 A.P. coincide con el segundo período de disturbio en Atlántida, cuando “se habían [producido] pequeños canales por muchas de las tierras” (420-22). Pero la lectura 364-4 parece implicar que el fallecimiento final de Lemuria ocurrió quizás solo 10,700 años antes de la destrucción final de Atlántida, o hace 22,600 años. …las variaciones [en los aspectos espirituales, materiales y comerciales de Atlántida], se extienden sobre un período de unos doscientos mil años – esto es, como años luz – como se conocen en el presente – y que hubo MUCHOS cambios sobre la superficie de lo que ahora llamamos Tierra. En la primera, o mayor porción, encontramos que lo que AHORA es conocido como la parte sur de Sur América y la Antártica, o regiones de la Antártica Norte, mientras en lo que es AHORA conocido como Siberia – o aquello conocido como Bahía Hudson – era, más bien, la región tropical, en aquella posición ahora ocupada cerca de donde sería la misma LÍNEA, de las regiones del sur Pacífico, o Pacífico central – y más o menos de la misma manera. Luego encontramos, con ese cambio que llegó primero a esa porción, cuando los primeros de esas gentes utilizaron aquello como preparándose PARA los cambios en la Tierra, estábamos parados cerca de la misma posición que la Tierra ocupa en el presente – en cuanto a fueron fijados por Amilius – o Adán. Información Científica que Sugiere que Lemuria Existió Alguna Vez ¿Puede la ciencia verter alguna luz en la posible realidad de Lemuria? ¿Tenemos evidencia que el suelo del Pacífico habría podido alguna vez haber estado elevado sobre un área de tamaño continental? Considere el repaso por Marcia McNutt de mayo de 1998, titulado Super-elevaciones. 8 Hemos oído hablar de ubicaciones críticas que invocan estrechas, aisladas elevaciones desde lo profundo de la Tierra, como la ubicación crítica producida por un penacho termal que algunos geólogos piensan que fue el responsable de la cadena de islas hawaianas. Tal ubicación crítica está rodeada de un suelo marino bastante superficial, menos de unos 1,000 Km. en diámetro, llamado una “elevación, seccionado transversalmente”. Se cree que una “super-elevación” refleja elevación del manto. Pero se expresa a sí mismo como un área extensa, anormalmente superficial, o poco profunda del suelo marino. Y su escala es de varios miles de kilómetros a través. Eso puede ser tan grande, por ejemplo, como la isla-continente de Australia. El repaso de McNutt de varias líneas de evidencia geofísica le permite concluir que uno de los mejores ejemplos del origen convexo de la capa. Una característica de la tierra es la super-elevación del Sur Pacífico (SPS). (Vea la Figura 1 para un bosquejo parcial del SPS). Fig. 2 Grupos de islas en la parte tropical de Océano Pacífico, como se ha modificado en la Figura 1 del artículo de W. Dickinson, “Registro paleo-costero de niveles marítimos relativamente bajos en las islas del Pacífico,” Revista de Ciencia-Tierra, 55, 2001. Los bordes aproximados, coincidentes de las super elevaciones (SPS) del Pacífico Sur (Super-elevaciones SPS) y la Anomalía Isotópica del Sur Pacífico y Anomalía Termal (SOPITA) Mostradas en amarillo son según Mc Nutt (1998, Fig. 17) y Staudigel (1991, Fig. 1. Esta es una “amplia área de suelo marino elevado, conteniendo numerosos volcanes en la Polinesia francesa”. Los límites de esta super-elevación contienen la cadena de islas: Sociedad, Cook, Austral, Tuamotu, Marquesas y Pascua. Estas reflejan un índice realzado de volcanismo en el área de super-elevación, debido a las enormes cantidades de roca caliente de la capa debajo del suelo marítimo. Si la super-elevación del Pacífico estuvo alguna vez sobre el nivel del mar, formando el continente de Lemuria, hubiera estado empujada hacia arriba por un amplio bombeo en la capa, parecida a lo que recientemente parecía estar saliendo a flote por los picos y mesetas del Oeste Estadounidense. Una renovación de la elevación de la capa debajo de la super-elevación del Pacífico Sur (SPS) podría dar como resultado que el suelo marino allí se elevara sobre las olas una vez más. Tal actividad confirmaría la declaración en la lectura 1152-11 (del 13 de agosto de 1941) de Cayce, la cual dice que, “En los próximos años, aparecerán tierras en el Atlántico, así como en el Pacífico”. Si hemos de poner algún crédito en la evolución geofísica y eventual desaparición de Lemuria, ¿Cuál podría ser la evidencia para el origen de Lemuria? La respuesta podría estar en la línea de razonamiento en nuestro último artículo, en el origen de Atlántida, tal como está basada en la hipótesis del Prof. Mackenzie Keith.9 En la página 301 del artículo seminal de Keith, el autor comienza recordándonos que la hipótesis de la placa tectónica incluye el postulado que, “el volcanismo puede ser atribuido al flujo [de la costra y la capa] y reciclaje en las zonas de reconocida ventilación de Indonesia y del borde pacífico, pero para elevarse y descomprimirse, derritiéndose en los bordes de mediados del océano y lugares críticos". Algunas de las cadenas de islas del Pacífico, mejor ejemplificadas por la cadena hawaiana, convencionalmente son atribuidas al recalentamiento de una placa litosférica al emigrar ésta sobre una zona crítica de fuente-profunda. Sin embargo, el modelo de volcanismo de zonas críticas y placas en movimiento en las cadenas de islas se enfrenta con varios problemas, incluyendo el acontecimiento de los cambios en la composición a lo largo de la cadena, la típica ausencia de anomalías de flujo de calor en las “escalas de las cimas o elevaciones”, y la ausencia, por ejemplo, a lo largo de la cadena austral, Cook, de una secuencia sistemática de edades geológicas.” Keith entonces, continúa revelando que las evidencias geofísicas y geoquímicas combinadas resaltan la insuficiencia del modelo de las cimas, dejando abierto el problema de explicar las cadenas lineares de las islas en el océano. Él, entonces, propone, como una hipótesis funcional, que la cadena de Islas hawaianas-Emperador (Fig. 3) está ubicada a lo largo de una tendencia de residuos fríos, lineares, desarrollados debajo del ancestral Borde en el Pacífico Medio, y que, “parte del residuo fue dejado atrás cuando el borde fue desplazado durante una interrupción mesozoica de la capa del Pacífico…” (Pág. 302). Fig. 3 Cadenas de islas en el Pacífico y características relacionadas, según lo modificado en la Figura 22 de Keith, 2001. Los tres círculos con fechas, muestran que la propuesta de contracción de Keith, de hace unos 60 millones de años (60 MA) hasta una época reciente, de una zona hipotética de flujo exterior fluyendo hacia abajo, y un patrón radial sobre una cima alargada (contorno en rayas interrumpidas), y deducido a representar los impactos detonados por disturbios mesozoicos del sistema conectivo estacionario de las capas. Se muestran las ubicaciones de largas mesetas de un impacto de cometa o asteroide, con edades del sedimento más antiguo, como situado: Manihiji (M 115-125 Ma) Montes Marcus-Wake (MW, 90-115 Ma) y Ontong-Java (OJ, 100-125 Ma). La cresta del penacho residual persistente corresponde a la amplia super-elevación del Sur Pacífica, y la anomalía Isotópica y Termal centrada más o menos por Tahití (T). Keith propone que la etapa final del flujo hacia abajo del manto/costar está actualmente enfocada en una zona alargada del Pacífico medio (línea de tendencia H-M) que se extiende desde Hawai hacia las Marquesas. Keith identifica esto como un rastro lineal de masa fría, agotada, que se desarrolló debajo del Borde ancestral del Pacífico Medio. La Anomalía Isotópica y Termal del Pacífico Sur (SOPITA) MENCIONADA EN LOS SUBTÍTULOS DE LAS Figuras 2 y se define, no solo por las temperaturas relativamente más calientes de la capa (manto), sino por dominios espaciales diferenciales de concentraciones de isótopos de plomo, uranio, estroncio y neodium. Estos dominios diferenciales sugieren que la super-elevación puede estar ubicada sobre una zona estable, persistente de elevación de la capa más baja. Tal elevación puede haber estado actuando como una barrera, puesto que por lo menos el Cretáceo, separando dos dominios grandes de manto con diferentes historias conectivas. Los datos de SOPITA se cree que requieren interacciones entre las capas más profundas y más bajas del manto. Hay mucho más de la hipótesis del Prof. Keith para explicar varias características de la Cuenca del Pacífico, pero yo se que usted deberá ya estar aburrido hasta las lágrimas, leyendo tanta terminología desconocida. Suficiente es decir que Keith construye el caso de una isla oceánica sumergida dentro de una zona circundante de flujo de calor, de normal hasta tibio, y altas velocidades de ondas sísmicas que indican flujo de manto debajo de las islas. ¿Qué significa esto para la hipótesis de la existencia de Lemuria o Mu? Una mayor escala – la escala de la super-elevación (SPS) o aún más grande – podemos postular que durante el Cretáceo había una masa de tierra de tamaño continental arriba de la superficie del mar en la cuenca pacífica. Esta fue producida por un evento de impacto. El impacto fue lo suficientemente grande para producir un enorme penacho de material de la capa inferior que fue empujada hacia arriba, más o menos por la zona de Tahití. Luego, comenzando en el tiempo post-cretáceo (hace aprox. 60 Millones de años), al enfriarse y contraerse la costar y el manto expuesto hacia afuera, el continente gradualmente se hundió durante los siguiente eones. Esta secuencia de eventos es similar a la que repasamos en nuestro artículo anterior sobre la cuenca Atlántica. Es solo que la estructura geológica del Atlántico Norte es el ejemplo principal de un régimen de flujo de manto menos-perturbado y más estable. ¿Evidencia Arqueológica para Mu? ¿Hay alguna evidencia arqueológica de Lemuria? Talvez. Richard Noone ha escrito 10 acerca de la presencia de antiguos trabajos de construcción en dos islas del Pacífico, Malden en las Islas Line, y Rarotonga en la cadena de islas Cook. Las dos islas yacen cerca de Malden o justo dentro de los límites de McNutt para la super elevación del Pacífico Sur. (Vea Figura 2). La isla Malden (4.00º sur, 155.00º oeste) parece contener los remanentes de un sistema de autopista que irradia hacia afuera desde un complejo de templos. Integrado por bloques ajustados de basalto, las carreteras Cruzan playas y desaparecen debajo de las olas. “Mil quinientas millas al sur de la isla Malden, otra sección del mismo tipo de carretera emerge desde debajo de las olas, cruza la playa y desaparece dentro de la selva de la Isla Rarotonga. Esto sugiere que muchas Islas del Pacífico son los remanentes de un continente Pacífico sumergido actualmente." (Noone. Pág. 198) Una conversación con Joan Griffith Estoy complacido de tener a Joan Griffith, un miembro durante mucho tiempo de A.R.E., que se comunicó (electrónicamente) conmigo para discutir su investigación de 64 años sobre la historia de Mu, como ha sido encontrada en los trabajos de Churchward y otros. WH: Joan, ¿cuando fue que entraste en contacto con los trabajos de Churchward? JG: El coronel Churchward (a851 – 1936) fue un amigo de toda la vida de mi padre, desde aproximadamente 1880, cuando mi padre era un muchacho. El coronel conoció al explorador Augustus Le Plongeon en la casa citadina de mi abuela, en Brooklyn; ellos compararon todas sobre similitudes de antiguas inscripciones, ruinas y textos sagrados mayas y sánscritos, o Pali en Yucatán y Tíbet respectivamente, mientras mi padre escuchaba con mucha atención. Vi al coronel solamente una vez, cuando era una niña pequeña, justo antes de su muerte en 1936. El parecía saber que yo estaría interesada en ampliarme sobre su trabajo en el futuro. Yo comencé leyendo los libros de Mu en ese año; así es que, como puede usted ver, mucha de mi vida se ha enfocado en Atlántida, Lemuria y conocimientos antiguos que pueden haber estado perdidos a través de los milenios. En más de sesenta años, mucho ha sido descubierto que ha apoyado muchas de sus afirmaciones. Lo que generalmente no se conoce es que el tuvo acceso a centenares de fuentes y enumeró más de 140 ruinas y sitios megalíticos. Esta información no era de Fuentes físicas, aunque la mayor parte concordaba con lo que Edgar Cayce más tarde tuvo que decir sobre Mu/Lemuria. WH: Así, pues, ¿piensa usted que el jurado está todavía deliberando si existió Mu? JG: Las grandes cantidades de evidencia detallada que Churchward compiló (cinco libros completamente llenos) presentan un abrumador caso para ello. Desde entonces, en los años treinta, sondeos en el Pacífico, realizados por el Capitán Calude Banks Mayo de la naval estadounidense muestran que hay un “continente sumergido, con montañas, cursos de ríos y mesetas a un nivel promedio de una milla, extendiéndose de las islas hawaianas hasta lasa islas Barin, al este de la costa de Japón.” WH: ¿Mencionan las lecturas de Cayce algo acerca de las investigaciones de Churchward sobre Mu? JG: No. Parece que nadie le preguntó a Cayce sobre su trabajo. WH: Usted ha leído lo que he escrito arriba. ¿Le gustaría agregar algo a eso? JG: Sí. Solo me gustaría recordarle que en 1959, usted escribió 11 acerca de dos estudios sugiriendo temprana evidencia de posible antiguo continente en el Pacífico. Uno fue por W.H. Menard, un oceanógrafo. Él Escribió en “Desarrollo de Elevaciones Medias en las Cuencas Oceánicas” (1958, boletín de la Sociedad Geológica Americana, volumen 69, páginas 1179 – 1186): “La parte sur del Levantamiento este del Pacífico es de 2,000 Km. de ancho y 2 Km. de algo, uno de los levantamientos oceánicos más grandes en el mundo… observaciones no descartan la posibilidad que las amplias subidas pueden ser características temporales, que se elevan y luego se desploman." Y luego estaba el emocionante descubrimiento de una extensa capa de “limpia ceniza blanca” en el suelo del Pacífico, unos cientos de millas de América del Sur y Central, extendiéndose 750 millas hacia el oeste y 825 millas hacia el sur del ecuador (New York Times del 12 de abril de 1959). E. Anders y D.N. Limber (“Origen de la alta Ceniza de Worzel en las Profundidades del Mar” en la revista Nature, Volumen 184) creen que la ceniza es de origen terrestre volcánica, y que debe tener un “notable registro de la Historia de la Tierra.” Esta capa de ceniza puede haber sido relacionada de alguna manera al hundimiento de Lemuria. WH: En mi sencillo hojeado de los libros de Churchward me quedé perplejo por su hipótesis de cinturones de gas entrecruzando el mundo. ¿Cree usted realmente que explosiones de cámaras subterráneas de gas pudieran haber tenido algo que ver con el hundimiento de Mu? ¿De donde sacó el esta información? JG: Churchward avanzó una teoría de cinturones de gas entrecruzando la tierra, y cámaras entre capas de roca de granito dentro de la litosfera. La formación y colapso de estas cámaras, afirma, fueron responsables del levantamiento de ciertas cordilleras montañosas, erupciones volcánicas y hundimiento de masas de tierra. Churchward cita Fuentes tales como el Manuscrito Troano, y Viejas escrituras egipcias que describen este proceso. La lógica de esto me atrae, aunque no soy una experta en geología. Parece que la ciencia ha alcanzado el 80% de su tesis. No importa cómo fue destruida, Lemuria no será barrida debajo de la alfombra… y pequeños trozos de evidencia continúan surgiendo… el geofísico, Amos Nur, de la Universidad de Stanford declaró en 1977 que “Pacifica” era una probabilidad distinta, puesto que los centros de la costra se originan debajo de las masas continentales, excepto en el Pacífico, y que esas “mesetas actualmente sumergidas en el océano cerca de Australia, incluyendo la meseta Minihiki y el área de Ong-Java, son remanentes de esta última masa de tierra”. Otros exploradores han encontrado guyotes (montañas-marinas) de unos 11,000 pies de altura, debajo de las aguas del Pacífico… puesto que los guyotes pueden solamente ser formados por la acción de las olas, esta es una prueba-positiva de que tal tierra se hundió, y se hundió muy profundamente. Y anillos de coral fueron descubiertos en los Mares del Sur, a 1,800 pies de profundidad. ¿Qué significa esto? El coral no puede vivir en aguas con profundidades mayores de 150 pies, me han dicho. WH: Que hay de hallazgos arqueológicos de “Mu, la tierra de las Colinas de oro”? (Lectura de Cayce 1472-1) JG: Bien, en la Polinesia francesa… marcando los límites de la Super-elevación (Vea la Figura 2)... están algunas de las ruinas megalíticas más emocionantes, dentro y fuera del agua… gigantescas paredes de piedra, plataformas, pilares, bloques de 10 a 30 toneladas (ilustraciones y descripciones en el libro “Riddle of the Pacific” (“Enigma del Pacífico”), de John MacMillan Brown y libros sobre Lemuria y el Pacífico por David Hatcher Childress). ¿Quien las construyó? En Rap Iti (Polinesia francesa) ¡hay depósitos de carbón! Parece indicativo de una Cuenca Pacífica “alta y seca”, ¿cierto? NOTA: Joan Griffith (la ahijada de James Churchward, también la hija de su mejor amigo) ha escrito un artículo más comprensible sobre los hallazgos de Churchward e ideas en la revista World Explorer.12 Referencia El Continente Perdido de Mu, 1926 Los Hijos de Mu, 1931 Los Símbolos Sagrados de Mu, 1933 Fuerzas Cósmicas de Mu, en dos partes (1934-1935); y Libros de la Edad Dorada, 1997 Phylos, el tibetano, 1952, Un Morador en Dos Planetas, Compañía Borden de Publicidad, Los Ángeles Note que Edgar Cayce, el psíquico más exacto y mejor documentado de los Estados Unidos tuvo algo que decir acerca de seres extraterrestres. Como escribe T. Kay en su libro, “Cuando el Cometa Corre”, [1997, Hampton Roads Pub. Co. Charlottesvile, Virginia, Pág. 146 – 147.] "Pocas personas son conscientes que Cayce habló de extra-terrestres, en dos ocasiones. En una lectura acerca el período atlante, él dijo: ‘Las maneras de transporte, las maneras de comunicaciones a través de naves aéreas de ese período eran como las que describió Ezequiel en una fecha mucho más tarde.’... (1859-1) ... “En 1938, mientras se discutía las experiencias de la gente de la región maya que ocuparon América Central, Cayce mencionó de paso: ‘…y estaban los comienzos de los despliegues de entendimiento [de] aquellos que estaban visitando de otros mundos o planetas.’ “(1616-1). "Deberá reconocerse que, aunque Edgar Cayce habló de OVNIS y extraterrestres, hasta el día en que murió, el nunca, ni una sola vez en una lectura o como individuo consciente vaciló respecto a la enseñanza cristiana, de que Jesús Cristo era el Mesías y “El Camino” para toda la humanidad”. Randall-Stevens, H., 1966, Imprenta Camelot, Londres). Repasos de Geofísicas: V. 36, No. 2, Pág. 211-244. . [Dr. McNutt, un connotado geofísico, es actualmente presidente de la Unión Geofísica Estadounidense (AGU), una sociedad científica con 15,000 miembros en todo el mundo]. Keith, M., 2001, “Evidencia para un Debate de Placas Tectónicas”, Revista de Ciencias Terrestres, 55. 5/5/2000, Hielo, El Último Desastre, 1982, Imprenta Tres Ríos, New York. Anónimo, 1959, Cambios Terrestres, Pasado-Presente-Futuro, Imprenta A.R.E., Virginia Beach, VA. 23451 “James Churchward and His Lost Pacific Continent” (James Churchward y Su Continente Perdido en el Pacífico), 2002, World Explorer, V. 3, No.1, Pág. 16-25.

sábado, 6 de octubre de 2012

Antonio Cisneros - La Casa De Punta Negra (Ese Imperio)

Primero se marcaron las fronteras con estacas y cal, y las antiguas tribus que habitaban los campos -culebras, lagartijas- fueron muertas sobre la tierra plana; sólo manchas de sal y restos de gaviotas como toda heredad, y en los últimos días del verano llegaron los camiones con ladrillos y arena de agua dulce: así vi edificarse ante mis ojos Tebas, Jerusalem, Nínive, Roma, Atenas, Babilonia, y apenas la casa fue techada hubimos grande fiesta el maestro albañil hizo una cruz de palo y amarré geranios, mimosas lluvia de oro, hubimos también panes con carne asada y yerbas y cebollas -un bosque de botellas de cerveza- y el mar era una loma de algas muertas mezcladas con la niebla: los pelícanos viejos celebraron mi canto antes de alimentar a las arañas, a los cangrejos peludos de las rocas. La casa fue clavada con la cara al Oeste, a más de 80 metros de las aguas en arenas seguras -y ese sol- tras los muros del Este los camiones y los autos veloces ardían en la brea como torres de paja, y al fondo inacabables las colinas de arcilla, el aire rojo, los perros salvajes, y fue todo, y ese mar ya no puede lavarnos otra vez -aunque brillé en los 7 veranos- (y yo fui dorado, alegre, veloz) y busco algunas veces esas piedras chatas y redondas para tirar al agua -revuelta a 87 millas sur de esta vieja caverna edificada en la isla del viento donde llevan los hombres a sus muertos colgados de la espalda y brilla este mal sol más frío que un cangrejo entre la boca: el parque de St James sembrado de muchachos y muchachas que se enredan comoblandas culebras bajo el aire (y fue un desenredarme y enredarme sobre todos los campos de la sal y la arena mojada antes de la caída de ese Imperio). Ha fallecido hoy 06 de Octubre del 2012 el gran poeta peruano Antonio Cisneros. Descanse en Paz!

Madonna _ American Life ( Full Album)

Si! lo reconozco soy madonesco, si! y que chu?, como sea ESTE es un GRAN DISCO!

martes, 25 de septiembre de 2012

Un Feliz Nuevo cumpleaños!!

Primero agradezco a la Inteligencia Suprema, que tambien llaman Dios, por amarme, protegerme y guiarme, siempre, aun a pesar de mi mismo. Gracias Dios! te amo y te agradezco ( ya sabes que no soy muy religioso, aunque si espiritual), Gracias x un nuevo año y por esta vida que es MARAVILLOSA, aunque a veces no la entienda, de que vale entenderla?, esa solo un instante, no tratar de entenderla tanto ( el vicio de racionalizar todo), en fin vivirla, reir y gozar y que TODOS sean tan felices como de verdad lo soy ahora en mi modesta humanidad... Bendiciones a todos! :)

domingo, 5 de agosto de 2012

Victor Humareda - Burdel

En realidad no estoy del todo seguro que esta pintura tenga ese titulo, si alguien lo sabe por favor me lo comunica, muchas gracias! :)

domingo, 29 de julio de 2012

Jorge Eduardo Eielson - Azul Ultramar (fragmento)

Esta ciudad con casas con restaurantes con automóviles con fábricas y cinemas teatros y cementerios y escandalosos avisos luminosos para anunciar a dios con insistencia con deslumbrantes criaturas de papel policromado que devoran coca-cola bien helada con espantosos remates de vestidos usados sexo y acción heroísmo y pasión technicolor por doquier con elegantes señores que sonríen y sonríen y operarios que trabajan y trabajan con miserables avenidas que huelen a ropa sucia y miserable ropa sucia que huele a puro mármol (tal como tu cuerpo criatura fabuloso bajo el ruido de mil klaxons y motores encendidos) (De "habitación en Roma",1951 - 1954

Feliz Día Perú!!!

jueves, 19 de julio de 2012

Mensaje a los lectores de este blog

Muchas gracias por tomarte el tiempo de leer este blog, las cosas que escribo, las cosas que copio de otras paginas. Solo quiero que sepas que soy humano con defectos y virtudes, con luces y oscuridades, aunque ahora mas cerca de la Luz. No me interesa ser ejemplo de nada ni santo, soy sucio a veces, soy puro a veces (deberia serlo mas). Quiero que sepas que lo que escribo es con honestidad y lo que me sale de dentro en el momento. admiro la belleza en todas sus formas, sobretodo la espiritual, pero tambien disfruto mis oscuridades que no son tan sombrías en realidad, solo aspectos de mi mismo. Soy transparente en lo que pienso y pongo aqui y te agradezco infinitamente que aprecies este pequeño y a veces infantil blog ( lo cual me gusta) Un abrazo y un beso para ti desconocido y te deseo mucho Amor y Armonia. Gracias!!!. :)

lunes, 16 de julio de 2012

Fellatio

Me he preguntado acerca del fellatio, debe de ser como un vampirismo (in)consciente tal vez, chupar toda la energia del macho y tragarsela, fortalecerse con ella, por supuesto es una idea, tal vez no tan desatinada, mas bien arraigada a alguna circunstancia o hecho proto histórico, quien sabe?. Ahora mas bien es dar placer al compañero y recibirlo tambien, por supuesto es lo principal, sin embargo, cuando lo estoy haciendo por momentos no deja de rondarme la vampiresca idea y es cuando mas jadea mi compañero, claro que yo disfruto enormemente cuando me lo hace tambien, es recíproco el placer. En un cunnilingus no tanto es "tomar" energia, mas bien ponerla, dársela a la mujer, a la hembra...

viernes, 13 de julio de 2012

Hermes Trismegistus Maestro De Sabiduría

De los libros de Hermes, el “Tres veces Grande”, procedentes del país del Nilo, han quedado muy pocos datos y escasos originales dignos de auténtica fe. Según antiguas crónicas, en la famosa Biblioteca de Alejandría, durante el reinado de la última dinastía de los Tolomeos, se guardaban de Hermes, el más sabio maestro de la antigüedad, 42 libros esotéricos que resumían toda la sabiduría de las edades. Mas, después de la inmensa catástrofe que significó el gran incendio que asoló dicha Biblioteca a raíz del desembarco de la armada romana de Julio César en el puerto de Alejandría, no se pudo recuperar sino algunos fragmentos que se suponen son derivados de fieles traducciones griegas efectuadas por escribas y eruditos por encargo de los faraones Tolomeos. Ellos son “El Pymander”, “El Kybalión”, ciertos libros de poemas sueltos y “El Libro a la Salida de la Luz del Día”, más conocido como “Libro de los Muertos”, por haberse encontrado ejemplares de él dentro del sarcófago de las momias de algunos destacados egipcios. Algunos fragmentos sueltos proceden de citas de las que fueron depositarias diversas escuelas de la época: gnósticas, teosóficas, platónicas, herméticas o eclécticas, acogidas en Alejandría y más tarde agrupadas e interpretadas bajo el título genérico de “Libros de Toth-Hermes”. Tales libros de Toth circularon profusamente durante el período de dominación romana por los tres continentes de África, Europa y Asia cercana bajo el lema de “Corpus-Herméticum” en traducción latina la que, unida a la griega, a otras de procedencia árabe y a las egipcias en lengua popular, han llegado hasta nuestros días. La línea esencial de toda la ideología hermética es la afirmación básica de un solo inmenso dios y de una sola religión raíz, científica y filosófica, a la que servían sabios moral y espiritualmente excelsos, ya que no podía encarnar tan elevada doctrina en quien no estuviera dotado de verdadera experiencia espiritual. Así lo justifican los sabios herméticos. De ello se infiere que las verdades herméticas no podían transferirse integralmente más que a través de un auténtico y probado merecimiento. La senda más perentoria de tal logro era el conocimiento, pero no a través de estudios mentalizados, sino de la llamada mente iluminada o superior, lo que podríamos llamar intuición adherida al super-razonamiento, traducida por NOUS por griegos y exégetas hermenéuticos. La opinión de los antiguos respecto a las enseñanzas de Hermes se objetiva en esta imagen: es una puerta abierta a una dilatadísima perspectiva de praderas verdes, inmensas, llenas de sol y de flores preciosas y multicolores. Esa maravillosa “puerta abierta” a lo desconocido, y cuyo alto mirador franqueaban los escritos de Hermes, constituía el gran aliento vital, el aliento del espíritu de toda agrupación humana selectiva, cuya finalidad era la investigación de la verdad en el hombre y en el cosmos. Y su divisa común, la famosa frase de la llamada Tabla Esmeraldina del propio Hermes: “Como abajo, así es arriba; como arriba, así es abajo.” De ese modo, el fundador de la religión-filosofía, poniendo en juego el estudio y la experiencia profunda y directa a través de la supermente y del espíritu, alimentó, desde aquella remota época, todo empeño del hombre en atisbar las esencias reales de la vida divina, así en el interior del propio individuo como en el Universo, en todas sus trascendencias y sus misterios. Hijos de la sabiduría hermética fueron, pues, los mensajes espirituales de Persia, Siria, Judea, Anatolia, Grecia, y otros nacidos y derivados de esa semilla espiritual depositada en las fecundas aguas del Nilo. Todas las civilizaciones antiguas tienen, por lo tanto, la misma fuente. Porque desde Egipto Hermes pasó a Grecia, apoyado en su trascendente mitosofía y aportando a ella todo su bagaje de sabiduría. Por el delta del Nilo se derramó el mensaje profundo y legendario del “Tres Veces Grande”, desde Alejandría a todo el Mediterráneo. Entre las obras herméticas perdidas debido a catástrofes, guerras, ignorancias, fanatismos y la falta de comprensión posterior, parece que se hallaba una obra llamada “Libro de los Alientos o de las Respiraciones”, cuya ciencia enseñó el gran Hermes, y cuyas lecciones se recogieron en la India y fueron divulgadas a través del Hatha Yoga, y, en su más trascendente efectividad, a través del Raja Yoga o Yoga Real. De todos modos, también en occidente existen testigos fidedignos de estas específicas enseñanzas del maestro egipcio y de su importantísimo libro.Mead, el gran escritor hermetista del siglo antepasado, realizó un exhaustivo estudio de las obras herméticas. Nos dice a propósito de ellas que llegó a la conclusión que tales obras se originan en otro Hermes predecesor del “Tres Veces Grande”, un Hermes antiquísimo, anterior al diluvio, o sea, anterior al hundimiento de la Atlántida. Esto confirmaría nuestro aserto de que la sabiduría, la ciencia, las artes todas del primitivo Egipto, tan extraordinariamente avanzadas, les fueron legadas por los atlantes antes del hundimiento. Los datos más precisos se encuentran grabados en un pilón de piedra de una de las más antiguas construcciones de Egipto. Y a través de los milenios sucesivos, sobre todo durante el período alejandrino, otros sabios atestiguaron diversos sucesivos Hermes, avatares cíclicos que renovaban el mensaje de las edades mediante la adaptación cíclica de la misma eterna sabiduría. Es por esto que las enseñanzas herméticas constituyen una síntesis de verdades perennes. Los sabios que han dado fe de las originarias enseñanzas de Hermes y de los mencionados principios, fueron Manethon, Cicerón, Ammiano, Josefo, Heródoto, en cierto modo Plinio, así como muchos otros. Al sucederse las épocas y las dinastía en las orillas del Nilo, se fueron encontrando fragmentos de los Libros de Toth en inscripciones de origen antiquísimo, sobre todo en el interior de las criptas secretas de los grandes templos, especialmente en las cercanas al Delta, donde florecieron los primeros núcleos de civilización egipcia, no lejos de la Esfinge y de las Pirámides.En el cercano oriente se conocieron durante muchos siglos dichas verdades compiladas en una obra que llevaba por título “La Profecía de Hermes”. Las enseñanzas herméticas lograron un inmenso auge con la extensión del platonismo en el mundo culto, durante el esplendor de la civilización griega que nació entreverada con la egipcia. También parece que las enseñanzas herméticas constituyeron el trasfondo del ideario de la escuela estoica; lo que da a entender su fuerza y su importancia y la cosecha de su poderosa siembra eficaz en el mundo antiguo, así como su trascendental raigambre proseguida y reconocida en el campo de las ideas madres y de la conducta del hombre superior. Como hemos insinuado al comienzo, fueron los griegos ilustres los que tradujeron pulcra y fielmente las enseñanzas herméticas, haciendo que sobrevivieran y se difundieran en el mundo antiguo después de la gran catástrofe del incendio de la Biblioteca y la desaparición de la Escuela de Alejandría. Estas traducciones fueron citadas posteriormente y vertidas al sirio, al árabe, a diversas lenguas asiáticas, hasta llegar a nuestros días y a nuestra época, la que está en trance de renacer espiritualmente al iniciarse un nuevo ciclo zodiacal de civilización a nivel mundial: la Era de Acuario. Porque debido a la acción de esta ley cíclica y a sus ondas de avance y aparente retroceso, se indagan los orígenes de estas inmensas raíces espirituales que alimentaron edades y que constituyeron la divina herencia del mundo de todos los tiempos. Parece ser que la postrera dinastía egipcia de faraones, la de los Tolomeos, fomentó excepcionalmente el estudio y la fiel versión a varios antiguos idiomas de las obras herméticas. En las aulas de Alejandría, en su biblioteca y museo, sostenidos por los faraones, había centenares de escribas consagrados a la copia manual de tales primitivos códices allí depositados, archivados como joyas auténticas del saber en los anaqueles del más destacado centro cultural del mundo antiguo. Consta en las antiguas crónicas dispersas que los Libros de Hermes, fragmentariamente salvados, constituyeron después el alimento espiritual de filósofos, profetas, pedagogos, científicos, investigadores, poetas y místicos de todos los países en todas las lenguas cultas conocidas. El ansia de investigación y estudio alentaba en todos los ansiosos de la verdad que se afanaban en allegar conocimientos en aquellas limpias fuentes del saber, sin discriminación de escuela, tendencia, religión, psicología, formación o raza. Debido a ese elemento ecléctico imperante en la mejor época alejandrina, podemos todavía hoy aprovechar la ofrenda milenaria de aquellas enseñanzas puras. Con respecto a los Libros herméticos, cita Duncan Grenlees un pasaje de Efraín Syrius, en el que se dice que en el año 365 d,c. existían varios libros de Hermes en Siria, sin duda traducidos del griego o del latín. Otros afirman que los primeros musulmanes protegían la secta de los herméticos, y que en ellos se inspiraban sus libros. Lo cierto es que hasta el siglo VIII, podían encontrarse en Siria varios fragmentos. El escritor hermético Scott, afirma que en el siglo XI una copia de tales libros pasó a Constantinopla, entonces la capital del cristianismo. Esta copia, al parecer, llegó mas tarde a Florencia, centro del renacimiento de todas las culturas clásicas, especialmente impulsado por la hegemonía de los Medici y de su Escuela Neoplatónica, la que atrajo a los mejores talentos asiáticos cuando los turcos invadieron Constantinopla. Volviendo al período alejandrino, Jámblico, el gran maestro sirio radicado en Egipto, afirma que el pensamiento hermético impregnó en aquella época a la filosofía platónica. Posteriormente, autores ignorados difundieron los libros de Hermes en forma fragmentada y tal vez mistificada, como diálogos breves entre Hermes y su hijo o discípulo Tat. Dos de tales fragmentos dialogados eran conocidos como enseñanzas de Isis a su hijo Horus. Según los críticos antiguos, tales diálogos eran los mejores porque constituían una traducción fiel del antiguo original egipcio, lo que es dudoso. Sin embargo, en tales diálogos no se advierte el influjo gnóstico o hebreo, ni tampoco las tendencias de otras escuelas de la época alejandrina. De acuerdo con este aserto, parece que las obras de Plutarco sobre Isis y Osiris, y los mismos escritos de Manethon, el favorito del segundo Tolomeo, se inspiran en los textos herméticos directos que alimentaron, a su vez, las copias sucesivas. De todos estos libros herméticos, vulnerado en parte su sentido original a través del tiempo y las excluyentes tendencias ideológicas, el conocido como “Asclepio” es de la máxima importancia para los estudiantes de hermetismo, a pesar de las naturales corrupciones. Parece que su mejor parte ha sido compilada bajo el título de “Pymander” y que ha conservado bastante bien su aliento original merced a haber sido cuidadosamente traducido al demótico o lengua jeroglífica popular en las postrimerías de la gran civilización egipcia. GHB - Información difundida por http://hermandadblanca.org/

sábado, 26 de mayo de 2012

El Pasado Prehistòrico del Gran Perù - Arthur Posnansky

A mis buenos y leales amigos, el Dr. Julio C. Tello y los estudiantes de Arqueología de la Universidad de San Marcos. Cuando el Libertador, hace más de un siglo, acogió las ideas de algunos políticos de la época y trazó sobre el mapa una línea que dividiera el Gran Perú, en Perú y Bolivia, —línea que posteriormente pretendió borrar el gran caudillo Kholla Mariscal Andrés de Santa Cruz—, no imaginó siquiera el formidable daño que su actitud causaba, desde todo punto de vista, a una tierra que se hallaba estrechamente unida por los vínculos de la prehistoria, la raza, las costumbres y, especialmente, por el alma de sus pueblos. No intento profundizar en los motivos que determinaron esa división, que constituye el más grave error de la política sudamericana de todos los tiempos y que tantas y tan funestas consecuencias ha tenido para el Gran Perú. Hoy mutilado, para su cultura, su bienestar político, social y económico, como también para la investigación de su glorioso pasado, que apenas si es conocido antes de la época en que Pizarro y los demás llamados “conquistadores” hollaron este continente, otrora feliz, alta y humanamente civilizado, para implantar en él una cultura ya en plena decadencia, plagada de vicios e inadecuada a la idiosincrasia de los pueblos que densamente lo habitaron desde los albores de la humanidad. Algún día, — que ojalá no se halle lejano —, aparecerá en el horizonte político de América el gran caudillo que, a manera de cirujano, unirá este cuerpo dividido y mutilado, este Gran Perú partido por el mismo corazón, que en una mitad se llama Perú y en la otra Bolivia, y que en épocas pasadas, hace miles de años, era un país cuya influencia cultural, política y social se extendía a ambos hemisferios, como lo han comprobado las investigaciones de la moderna arqueología. II Lo que la Cruz del Redentor es para los cristianos, fue en tiempos no muy remotos, para todos los americanos desde Alaska a la tierra del Fuego, un símbolo de unión esotérica, de religión y de unidad política, símbolo al que, desde hace casi cuatro decenios, vengo en llamar “signo escalonado”. Quienes se dedican a investigaciones arqueológicas, encuentran ese signo profusamente expuesto en los monumentos, en las esculturas y, particularmente, en los dibujos sobre cerámica, que constituyen, puede decirse, la expresión gráfica de cuanto se refiere a las creencias y concepciones cosmológicas y teogónicas de los habitantes de la América pre-hispánica. Y el “Signo Escalonado” ha nacido en Tihuanacu, en la metrópoli madre, en la cuna prehistórica de todas las culturas americanas, como ha podido comprobarlo, en el mismo sitio y hace pocos días, el Esquilo americano, doctor Ricardo Rojas. Nuestra obligación de americanos es hoy la de estudiar, con interés y tesón particulares, nuestra verdadera y antigua historia, que es la historia de los pueblos que antes de Colón habitaba este continente, relegando a segundo plano la historia de la conquista y la no muy decorosa historia del caudillaje, posterior a la independencia. Para el estudio de esta verdadera historia, que hoy se llama Arqueología Americana, se impone la necesidad de preparar en nuestros países elemento apto, — como han comenzado a hacerlo ya el Perú y México —; elemento disciplinado en conocimientos modernos y especialmente en las ciencias que son afines a las investigaciones arqueológicas. 1 —Véase: Posnansky: «Puntos de contacto lingüístico .y dogmático en la América prehispánica» (trabajo enviado al XXVII Congr. Int. de Amer. México) y publicado también en «Amerindia».— La Paz, Bolivia 1939. 2 —Véase: Posnansky: Thesaurus ideographarum. (El Signo escalonado en las ideografías americanas), Berlín 1913. Véase, también Anales del Congr. Int. de Americanistas, Londres; 1912. El arqueólogo moderno no debe poseer conocimientos estrechamente especializados, caso frecuente en los arqueólogos antiguos y aún en los actuales, sino que además debe poseer sólidos conocimientos de antropología física, geología y geodesia y una vasta cultura en cuanto se refiere a la prehistoria americana, en todos sus aspectos. Empero, el deber elemental que tienen esos estudiosos es el de comprobar, — previa una investigación personal y cuidadosa —, que el hombre americano no es un producto de la inmigración extra-continental, por lo menos en cuanto atañe a la presente época geológica, sino que es un producto originario de esta misma tierra americana, donde generó su cultura, su arte y su ciencia. Se ha comprobado, — y la comprobación debe ser confirmada por los futuros arqueólogos —, que el hombre americano existía ya cuando poblaba estas tierras una fauna hoy extinguida. Se ha comprobado también que la cultura del hombre pre-histórico de América llegó a un nivel de progreso tal que muy poco, o casi nada, debía envidiar a la cultura que los europeos trajeron a este continente en el siglo XVI. III ¿Qué es la cultura americana, quienes eran los hombres que la llevaron a una cumbre tan alta como la que se manifestó en Tihuanacu, — la metrópoli del hombre americano —, y en los incomparables artefactos que el notable arqueólogo americano Dr. Julio Tello descubrió en Parakas y otros puntos del Perú; el profesor Preuss en Colombia y que otros investigadores de las repúblicas del Norte han encontrado desde el grado 10 N. hacia el Septentrión?. América debe su ascensión cultural a dos razas principales, — subrayo razas —, que, por muy importantes motivos que luego indicaré, he venido en llamar “khollas” y “Aruwakes” y cuyos restos se conservan, casi puros, en algunos rincones de los Andes. Esas razas, por lo general hoy mezcladas, hablan varios idiomas y dialectos y sus rasgos antropológicos característicos se hallan, por decirlo así, diluidos. Empero, cualquier observador dotado de sentido común, sin ser antropólogo de oficio, puede establecer las diferenciaciones correspondientes entre “khollas” y “Aruwakes”. Una de esas razas, la Kholla, formaba el pueblo dominador y mandón, el “Herrenvolk”. La otra raza, la “Aruwak”, la formaba el pueblo de manada, el servidor, el “Herdenvolk” que, cuando no tenía un “Fuehrer” de estirpe Kholla, caía nuevamente en la barbarie. Y la comprobación de este hecho puede establecerse hoy prácticamente si se observa a las tribus bárbaras o salvajes que pueblan las selvas de la hoya amazónica. Son todas ellas de estirpe Aruwak, por mucho que ya no hablen su antiguo idioma, y se hallan convertidas a la condición de pueblos secundario-primitivos. IV Para comprender la ascensión de las altas culturas de la América, — diremos aún pre-históricas —, es necesario tomar en cuenta la capacidad intelectual y dinámica de estas dos razas que, en lo somático y en el carácter, difieren como chinos y habitantes del Asia Anterior, hecho demostrado ya en mi conferencia: “América, tierra de origen del hombre americano”. Los unos, los “khollas”, son cuando puros, o sea no mestizados con “Aruwakes”, de cabeza corta y alta (braquicéfalos), de cara alargada (leptoprosopos), de nariz alargada (leptorrhinos); de ojos europeos, diremos foliolares (hipsiconchos), de paladar ancho (braquiestafilinos); son de amplia capacidad craneana y por eso inteligentísimos; atrevidos en la guerra, caudillos natos. Desde tiempo inmemorial vivían en la sierra y raras veces bajaban a los llanos (3). En épocas prehistóricas, en la América del Sur, hablaban un dialecto kholla, el aymará, cuyos topónimos háyanse desde la Argentina hasta Colombia. Ese dialecto se transformó más tarde, mejor dicho se cristalizó en un nuevo idioma: el keshua. 3 Véase: Posnansky, «Antropología y Sociología de las razas interandinas y adyacentes». II edición. La Paz 1938. Es así que hubo y aún hay khollas que hablaban y hablan tanto el aymará como el keshua. Y repito una vez más de aquí lo que ya dije en opus citado en la nota 3: “la lengua no hace a la raza”, lo que tuve que insistir al refutar la conferencia de un profesor italiano, nacionalizado argentino, en el XXVII Congreso de Americanistas de Lima. Los khollas, auxiliados por el pueblo de manada, los “Aruwakes”, son los autores de las grandes culturas americanas, que los conquistadores de la América del Sur hallaron en decadencia y en ruinas sus excelsos monumentos, como en México encontraron en el último grado declinatorio de su auge cultural a la civilización azteca, Cortés y sus compañeros . La otra raza, la aruwak, cuando pura, — es decir no mestizada con el kholla —, tiene las siguientes características: Es de cabeza alargada hacia atrás (dolicocefala); de cara ancha con pómulos salientes (camaeprosopa), de nariz corta y ancha (mesorrhina y hasta platirrhina), de ojos, mongoloides, forma de almendra (mesoconcho), de paladar angosto (leptoestafilino) y prognato. Es el tipo genuino de los cráneos de “Lagoa Santa”. El esqueleto de la cara es achatado y por eso la denominé “cara de gato”, en contra posición a los khollas, cuyo esqueleto fisiognómico es sobre saliente, por lo que la llamé “cara de pájaro”. Por supuesto, cada uno de estos tipos era más rústico cuando no había aún ascendido en la escala morfológica. Por ejemplo, últimamente encontróse a más o menos tres kilómetros al sur de Tihuanacu, o sea cerca del cerro Quimzachata, en un lugar denominado “Pokotia”, a tres ídolos en supertamaño: uno de hombre y dos de mujeres. Uno de esos ídolos por haber estado profundamente enterrado y en suelo gredoso, conserva su cara en perfectas condiciones. Los tres ídolos provienen del primer período de Tihuanacu, cuando la reproducción escultural de los rostros humanos se hacía aún de manera realista y por eso constituyen retratos perfectos del hombre de aquella lejana época. —En el segundo y tercero periodo de Tihuanacu la reproducción humana ya no se hacia en forma realista (impresionista) como en el I. periodo, sino se estilizaba la cara humana (expresionista). Esos ídolos representan posiblemente al proto-kholla, de facciones aún rústicas y primitivas, con pómulos sobresalientes, ojo aún algo oblicuos, ligeramente prognato; sin embargo, ya con la nariz evolucionada o sea apuntando hacia el tipo leptorrhino, pero todavía algo ancha como bien puede apreciarse en el retrato de la misma Fig. (5) También se ve claramente la diferencia entre estas dos razas, en la cerámica de Tihuanacu al enérgico kholla y al aruwak con la expresión un tanto embrutecida. Si se compara ambos tipos se nota todos los caracteres fisiognómicos arriba descritos; una mandíbula que denota gran carácter, en el kholla, y en el otro, en el aruwak, una mandíbula aún no evolucionada, que revela escasa o ninguna energía. Pero no solo en lo físico difieren estas dos razas principales de América, sino también en el carácter. El kholla piensa con lógica, obra en concreto, es guerrero atrevido y osado y brutal luchador; pero se sacrifica y cumple cuanto promete (5). En sus faenas es tenaz; agricultor inteligente en terrenos difíciles, vivaz y excelente metalúrgico. Es ambicioso y avaro, indisciplinado, inconsecuente e infiel; dominador y eterno revolucionario. En sus negocios es perseverante y absorbente, pero estafador por excelencia. En su vida privada es sobrio y moral. Es investigador nato. Su temperamento normal es ciclotimio y es cicloide en la borrachera. En la psicosis es maniaco depresivo. 5 —Quizá sea ésta escultura, que procede del I. periodo de Tihuanacu la primera reproducción fiel del hombre en América. 6 —Véase páginas 31-32 en Opus cit. en nota 3. Existiendo esta diferencia en carácter y cualidades en las dos razas principales, es posible comprender el objetivo, utilidad; y “leitmotiv” de las grandes obras de Tihuanacu, Samaypata y otras numerosas en Bolivia, en sus tres períodos, cuando en las del Cuzco, también en sus tres períodos, inclusive el Inkario; las obras de Ollantaytampu, en sus tres períodos; en Willka-Marka (Macchu Picchu), en su dos periodos; las de Choquekirau, Cuelap y Chavín, en varios períodos; Catac en dos períodos, o sea uno muy antiguo de las habitaciones subterráneas y otro llamado ordinariamente de Recuay, y muchas otras, tanto en la sección cordillerana, cuanto en la costa de Pachacamac (Pachakama); las llamadas Huacas de Lima, Cajamarquilla, Ankon, Chimu Kapac, Sechín, Paramonga, Chanchán y tantas otras más al Norte, al Sur y, más adentro, hacia el Este. En todas esas obras se nota la división en Suyos (Suus), Mamanís, Sayas, Ayllus y Sayañas, exactamente como en las poblaciones cordilleranas, donde moraban sus remotos antepasados. En una vista aérea de la Marka de Chanchán, se ve como en un mapa, y aun mejor esas y otras divisiones . V Los territorios de los aruwakes eran primitivamente las regiones donde habían abundante vegetación, donde había mar, lagos, ríos y especialmente donde había facilidad de alimento con poco trabajo. Ellos ocupaban, — decirse puede —, las nueve décimas partes de la América e islas cercanas a la costa del Atlántico. Es posible que esta gran masa humana viviese en pequeños núcleos dirigidos por jefes (Itushaú) de sus mismas tribus; pero sin ninguna cohesión política entre la gran cantidad de tribus, de las cuales unas tenían mayor civilización y cultura que otras. La mayoría de los aruwakes habitaban en los bosques, sin aspiraciones políticas y sin anhelar una mejora en la cultura material. Eran pueblos de manada que necesitaban de un “Fuehrer”. Como tal “fuehrer” no existía entre ellos, pero como la tradición general afirmaba, desde épocas remotísimas, que por el lado donde se pone el Sol, “donde el Sol descansaba después de haber beneficiado al hombre y a la naturaleza”, existía una tierra de bendición, donde “no hay enfermedades, donde no se muere, donde habitaban grandes potentados que con benevolencia regían a pueblos felices”, el anhelo y tendencia de los pueblos aruwakes (8) siempre fue y aún es aproximarse hacia la región encerrada entre las cordilleras: la Blanca, la cordillera Real de nevadas cumbres y la Negra, la volcánica de la costa del Pacífico. Anhelaban llegar a esa región intercordillerana, considerada por ellos como el Edén, el paraíso terrenal. Hasta en épocas modernas llegaban pueblos de la selva hacia el lado del Pacífico, y al ser interrogados sobre los motivos de su llegada, respondían más o menos en idéntica forma (9), Que fue la hace poco pasada guerra del Paraguay con Bolivia? No fue otra cosa que el anhelo eterno de los pueblos aruwakes para llegar hacia la tierra de promisión, la región intercordillerana. Es así que desde épocas remotas pujaban hacia las planicies cordilleranas grandes masas humanas, las que por supuesto y con el asentimiento propio, sin que mediara violencia, fueron sometidas por los Khollas, pueblo superior, de carácter mandón. Aquel pueblo de manada, representaba los “ilotas”, el pueblo ordinario, abúlico y servidor, que fue el que bajo el látigo de los Khollas realizó las grandes obras del Perú, Bolivia y otros países más al Norte. 8 —Tratando de Aruwakes, siempre hablo desde el punto de vista antropológico v nunca del lingüístico. (Véase Opus cit. en nota 3). 9 —Véase: Obras de Erland Nordenskiold. Con esto se comprende, como hemos de ver más adelante, el objeto, utilidad y pensamiento político que orientó la construcción de las grandes Pukaras y Huakas de la región cordillerana y de la costa, cuya anciana y sabia madre cultural era Tihuanacu, la gran metrópoli andina, la sede prehistórica del hombre americano. Conociendo esta diferenciación antropológica-social, recién es posible deducir, como hemos manifestado anteriormente, el objeto de las famosas construcciones y obras, cuyos autores fueron Khollas y Aruwakes. VI La Altiplanicie, por fenómenos geológicos, había ascendido, desmejorando su clima (10) y las condiciones de sur pueblos que, en la mayoría, buscaban facilidades de alimentos y vida. Entonces, algunos de esos pueblos reemigraron hacia la tierra cálida, haciendo vida de “secundarios primitivos” y otros se fueron hacia el Septentrión y la costa del Pacífico, o sea de lea hacia el Norte. Es por esto que no se encuentra señales de mayores culturas desde Ica hacia el Sur, donde el clima y las condiciones de los terrenos ya no prestaban facilidades de vida y por tanto no eran propicios para un mejor desarrollo de la cultura material. Todavía, en los valles de Arica y en el mismo Arica y regiones adyacentes, se encuentran objetos de cultura andina (11). Tomemos por el momento un solo ejemplo, el de Paramonga, en la costa del Perú. Este sitio arqueológico es sin duda una Pukara, como tantas que se hallan por la costa del Perú; diremos mejor un “burgo” fortificado que al mismo tiempo tuvo en su cima las viviendas necesarias y el santuario (12), pero no una fortaleza a la manera de las que conocemos para las guerras en burasia. Paramonga, según nuestra opinión, era una fortaleza como la de Akapana en Tihuanacu, cuya forma tiene también Saksahuamán en el Cuzco, Willka-Marka (Macchu Picchu) con el fortificado Huayna Picchu en la margen del Urubamba, Ollantaytampu, Pisaj y otras que no eran otra cosa que “PUKARAS DE DEFENSA CONTRA SUS MISMOS SUBDITOS Y NO CONTRA ENEMIGOS DE AFUERA”. Eran los defensivos de los jefes khollas, dueños y señores de la tierra, sumos sacerdotes al mismo tiempo de sus dominados y sirvieron para defender a aquellos cuando estos se levantaban en actitud de sacudir su yugo. Por supuesto, en las plataformas de todas las Pukaras hubo, además de viviendas, depósitos de agua, santuarios, templos para el culto de las masas sometidas y observatorios solares (Intihuatanas), para determinar las fechas agrícolas. Eran los khollas, la raza noble de los Andes, los que en pequeño número dominaban a los pueblos servidores que constituían un gran número, o sea los aruwakes que oran, por no decir sus esclavos, sus obreros. Ambos hacían el papel que en la actualidad hacen en los grandes feudos agrícolas los patrones y los colonos. Si no había trabajo suficiente en las faenas agrícolas para el pueblo servidor, BUSCÁBASE TRABAJO, aunque éste fuera intenso y al parecer inútil. Y eso ha constituido el GRAN SECRETO DE LAS MONUMENTALES OBRAS en el Alto y Bajo Perú. Se ve, por ejemplo, en los grandes monumentos del Cuzco, Willkanota y Urubamba, obras que prácticamente son innecesarias y superfinas, según nuestro actual modo de pensar, obrar y edificar; se vé trabajos que solo son un lujo frívolo y que han servido únicamente para ocupar los brazos, enormemente abundantes. Son obras que dieron trabajo a esa gran masa de gente con objeto de evitar el ocio, vicio .que podían inspirar revueltas entre los aruwakes. La divisa que el kholla inculcaba a sus súbditos era el “Ama sua, ama Hulla, ama khella”. (13) Y los khollas lograron realizar ese postulado con el trabajo, con el excesivo trabajo de las masas que tuvieron sujetas. 13 —No seas ladrón, no seas mentiroso, no seas flojo; que según la tradición, era el saludo del Inka (Kholla). En aquellas tierras feraces y privilegiadas, la benignidad del clima proporcionaba una vida fácil con pocas huras de trabajo al año. Luego, después de satisfacer las necesidades del trabajo agrícola, había que ocupar en grande; obras monumentales a las masas aruwakes.. Por ejemplo en Paramonga, con el agua abundante del río Fortaleza y su clima paradisíaco, se producía con ínfimo trabajo mucho más de lo que necesitaban las masas del pueblo; de suerte que hubo necesidad de crear trabajo a efecto de entretener a esas masas. Ya en aquella época, sin la menor duda, hubo un intercambio de productos entre los pueblos de la sierra y los de la costa. La Sierra enviaba metales y artículos manufacturados y recibía, en cambio, frutos y materias primas. Los extensos paredones que por doquier se ve y que por su enorme longitud se pierden en la lejanía de la Sierra (*) juzgo que eran divisiones territoriales y no caminos murales. No podían haber servido como algunos piensan, de caminos hacia la sierra, por lo muy angostos, ya que solo de uno en fondo habríase podido transitar en ellos. Además, el indio más pobre viajaba con acémilas cuando su viaje era a larga distancia, o sea con dos, tres o más llamas. * —Véase también 1a de Willkanota, que según la tradición era el linde entre el Inka cuzqueño Huayna-Kapak y el Willka, Kholla Chuchi-Kapak.—{Véase Boletín No 56 de la Soc. Geog. de La Paz los artículos: Carlos Blanco Galindo, Prehistoria militar. pág. 28. Y Alberto Diez de Medina; Un deslinde precolonial, pág. 215. Claro que hubo magníficos caminos, cuyos restos aún se ve, y en los que transitaban grandes caravanas de llamas con sus conductores, que hacían el transporte de productos de la Sierra a la Costa. Pero esos paredones eran, repito, sin la menor dudan divisiones territoriales. Había ya en aquella época distritos (Suyos o Suus) que a su vez se dividían en Mamanis (provincias) (14). Los Mamanis se dividían en Markas, éstas en Sayas; las Sayas en Ayllus y éstos en Sayañas. También es posible que esos paredones hubieran sido utilizados por los Chaskis (15) para avanzar con rapidez sobre su superficie. Pero es improbable que así hubiera ocurrido en la Sierra, pues las torrenciales lluvias habrían destruido la superficie de esos paredones. Si esa superficie hubiera estado empedrada, para evitar la destrucción, las piedras habrían lastimado los pies de los viajantes. Además, los paredones en la sierra eran de piedra bruta. Luego, seguramente que esos paredones dividían los distritos que pertenecían a un gran Kazique de los pertenecientes a otro. 14 —Véase: Vocabulario deBertonio pg. 213 y Opus cit. en nota (3). 15 —Hombres que hacían el servicio de correo para las autoridades. Los Kaziques eran los khollas. Cada Kazique tuvo bajo sus órdenes, para las faenas agrícolas y otros trabajos, a grandes masas de colonos (mitayos), que eran los aruwakes. Seguramente que en muchas ocasiones y con uno u otro motivo, hubo guerras entre los grandes potentados o terratenientes de aquella época, como cuenta el folklore apuntado por los primeros cronistas. VII Desgraciadamente, una gran parte de los arqueólogos, al hacer excavaciones, prescinden del material humano que encuentran junto a los artefactos de la cultura material. Tan importante como salvar las manifestaciones de la cultura material, es salvar el material óseo que, después de ser estudiado permite juzgar quienes fueron los autores de las obras excavadas de donde provinieron y que conexión tuvieron con otros pueblos del continente, o qué cerámica y artefactos corresponden a tal o cual raza, ó a tal o cual cultura, Es también sumamente necesario que además de conocimientos de Antropología física, el arqueólogo tenga aunque sea rutinario conocimientos de geología, porque muchas veces, no tomando en cuenta la constitución geológica y estratigráfica del terreno, se incurre en graves errores o se da paso a falsas suposiciones. A este respecto, afortunadamente se hallan en las excavaciones de Tihuanacu y de otros sitios prehistóricos de la. sierra y de la costa, los famosos Huaco-retratos, así llama dos porque efectivamente son verdaderas y muy buenas esculturas en cerámica del tipo antropológico de la época y por supuesto, son auténticos retratos, en la mayoría no de los individuos del pueblo bajo “de manada”, sino de los principales, los mandones, los “Fuehrer”, los Khollas. Los huaco-retratos son tan bien hechos, tan magníficamente esculpidos con todos sus detalles somáticos, que permiten al antropólogo medir sobre ellos hasta las proporciones de la cara. Algunos indican hasta la deformación artificial del cráneo y las enfermedades que posiblemente aquejaban al retratado. (16) Dejando la modestia a un lado, creo que soy el que de manera científica ha medido más cráneos de vivos y muerdos en el continente Sud Americano. Agregaremos u estas mediciones las últimas que hice en cráneos del Museo de Antropología de Lima y de unos cuantos en el Museo de Arqueología de esa misma ciudad. Esos cráneos eran, en su mayoría, de Khollas y fueron encontrados especialmente donde se hallaban, — como atributos funerarios —, objetos que demostraban una altísima cultura material en sus poseedores. Los señores Julio Tello, Luis Valcárcel, Rafael Larco Herrera y Jorge C. Muelle, en sus respectivas obras, han publicado series muy completas e importantes de estas maravillosas esculturas humanas en cerámica; también el suscrito publicó varios trabajos referentes a esos huaco-retratos de la región de Tihuanacu y de la costa. (16) 16 —Véase: Posnansky: Las •cerámicas eróticas de los Mochíca» y su relación con loe cráneos occipitalmente deformados (en los Anales de Antropología, Etnología y Prehistoria de Francfort. 1925). Existe un hecho muy sugestivo en lo que atañe a los huaco-retratos de la costa y a los respectivos cráneos: Es decir, el de notarse en algunos tipos ya una mestización genética que indica un principio fusional de familias khollas con arawakes, cosa que no podía ser de otra manera, — ya que las razas no se hallan, vulgar es el ejemplo, cada una como en una lata de conserva. Ha existido siempre, existe y existirá el “sex appeal” y se presentan ocasiones en que el hombre de carácter más fuerte, se deja arrastrar por el instinto, por el impulso atávico sexual, el más vehemente de todos los impulsos fisiológicos, que pasa por encima de la tradición, de la estética y aún de las mismas leyes. El “sex Appeal” es cabalmente el resorte más elástico y al mixto tiempo el más cataclítico de la humanidad, pues muchas Veces cambia hasta la estructura de los pueblos. Así se nota, aunque el caso sea sumamente raro —, que por ejemplo en algunos cráneos de la costa, la alveola ocular ya no es tan hipsiconcha como el genuino kholla; la nariz ha perdido ligeramente algo de la pronunciada leptorrhinia y el cráneo tira hacia la mesaticefalia. Este mismo fenómeno se advierte también en algunos huaco-retratos. VIII Habiendo encarado ya el asunto desde el piano antropológico-social, es necesario aplicar a la práctica lo que saltemos: a) existencia de una raza mandona, inteligente y dinámica, en poco número. b) de otra raza de “manada”, sumisa, abúlica y en gran número, que para producir requería de un “Fuehrer”. Y así podremos resolver el problema que encierran las grandes construcciones del Alto y Bajo Perú, como hemos indicado más arriba. Es de presumir que el clima de la costa del Perú, algunos siglos antes de la conquista, era distinto al actual; hubo mayores precipitaciones atmosféricas, lo que revelan los cauces de los ríos y la estratigrafía de sus márgenes; además, seguramente la corriente de Humboldt y la contra-corriente ecuatorial, seguían un curso diferente al actual. La población no se concretaba a habitar y cultivar ambos lados de los ríos que bajan de la cordillera negra, por la facilidad del regadío, sino que ocupaba también con sus sembríos otros extensos territorios que en nuestra época son incultivables, pues el agua no puede llegar hasta ellos dado el desnivel. Volando sobre la costa, se advierte lechos secos, de ríos que otrora llevaban abundante agua, extendiéndose desde Arequipa. Más al Sur se observa este mismo fenómeno, lo que comprueba que antaño las precipitaciones atmosféricas fueron mayores y que hubo población abundante en las zonas cultivables que hoy son estériles desiertos. Es decir, que en aquella época la costa del Perú pudo aumentar a grandes masas humanas. Y este es otro de los hechos que justifica el hallazgo de monumentos en las costas del Pacífico y tierras más adentro. La mayoría de las quebradas de la costa peruana, por donde en la actualidad corren hilos de agua que vienen de la cordillera, proceden de corrientes fluvioglaciales, que al final, o sea cerca de la costa, formaban enormes abanicos de eyección, que en unas partes estaban compuestos por grandes bloques y piedra menuda, mezclados con barro y arena y en otras se manifestaban casi exentos de piedras. En estos antiguos lechos de corrientes fluvioglaciales, los ríos han cavado sus cauces, quedando a ambos lados magníficas playas para el cultivo y especialmente en los abanicos de eyección, grandes extensiones planas para la agricultura, con facilidades de riego en un privilegiado clima, a relativamente poca distancia del Ecuador. Los pueblos que habían bajado de la sierra, por la inclemencia climatérica, hallaron entonces tierras vírgenes en condiciones tan favorables que con rapidez pudieron formar allá verdaderas culturas. Los jefes khollas que se establecieron en la costa, juntamente con los súbditos que les acompañaron en sus migraciones, emplearon al conquistar nuevas tierras su antigua política, la de no permitir que sus subordinados fueran ociosos. De ahí arranca el principal motivo de la existencia de las Huacas, Pukaras o Burgos. En Pachacama, por ejemplo, se nota una de esas huacas o burgos, que es una acumulación fantástica de tierra y piedras de millones de metros cúbicos, levantada quizá sobre algún núcleo preexistente. Ese enorme trabajo que yace allí, en sus diferentes secciones, tuvo tres objetos, o sea, como hemos dicho varias veces, matar el ocio de los súbditos de los khollas, limpiar las grandes llanuras de piedras y sinuosidades del terreno para ganar una mayor extensión agriculturable y llevar estos materiales para la edificación del “Burgo” con su santuario, construcción de templos y viviendas de los potentados khollas, (Fig. 8 y 9), sobre la superficie del núcleo o infraestructura; todo ello en enorme escala. Aquello es semejante, a lo que hacen hoy, — en pequeña escala —, los patrones de las haciendas, o sea hacer primero el trabajo que exige la hacienda y después ocupar los brazos, aunque sea en trabajos superfinos, para que no queden ociosos, evitando así la poltronización. Por supuesto, no pretendo ni debo entrar en detalles particulares en cuanto se refiere al culto religioso y otras manifestaciones culturales, que conforme a las creencias de sus jefes, tuvieron seguramente en cada comarca un tinte local, como se nota en la cerámica y artefactos. Trato sobre el asunto en líneas generales, pues en lo monográfico, los diversos aspectos del mismo han sido estudiados extensa y profundamente por los notables arqueólogos peruanos. El sistema al que me refiero, fue empleado no solo en las llamadas huacas de la costa, sino también en el interior, especialmente en todo lo que pude ver del callejón de Huaylas, al Norte y al Sur. La idea fundamental, repito, era siempre la misma: ocupar los brazos, limpiar el terreno a fin de ganar planos e irrigables para el cultivo, y con las piedras, tierra y arena sobrantes, edificar la Dacha. Pukara o Burgo. Volando sobre las huacas, se observa perfectamente y de manera gráfica todo cuanto digo. Se ve esos enormes llanos sin una sola piedra, sin sinuosidades sobre el terreno y se nota que todo ha sido recogido y aplanado por la mano del hombre y acumulado en enormes montones, que son los que en la actualidad se denominan Huacas, pero con el objetivo de obtener un campo agrícola ideal para el regadío Fig. 8 y 9. Por supuesto, los trabajos en la sierra son infinitamente más antiguos que los trabajos en la costa, porque el éxodo de la población de las regiones andinas, que por mutaciones geológicas se habían enfriado, no se realizó mediante una migración directa a la costa, sino que hubo previamente un periodo de transición. (17) Del Altiplano andino, con su vetusta metrópoli de Tihuanacu, migraban primero hacia los valles del Cuzco, Wilkanota, Urubaman, Paucartambo, Marañon y otros, y de allí, mucho tiempo después, prosiguió recién la migración de grupos tal vez muy numerosos hacia la costa. 17—Vease: Posnansky: La Remoción del cíngulo climatérico en el Altiplano, como factor del despueble de la región interandina, 1928 (Actas del Congreso Internacional de Americanistas New Cork y Boletín de la Universidad del Cuzco). Hay muchos motivos para suponer que no son muy antiguas las culturas que se desarrollan en el litoral del Pacífico que, repito, han sido siempre influenciadas, en mayor o menos grado, por las culturas andinas. Intuitivamente, cálculo que no pasa de mil años, cuyo máximo, la edad de las culturas de la costa. IX (*) Probablemente, ante el lector estudioso surgirá esta pregunta: ¿Y los Inkas? Por lo tanto, me refiero también a aquella muy interesante época, cuyas últimas etapas fueron conocidas por los conquistadores y por quienes les siguieron. Empero, antes de tratar de esta materia, debo ocuparme del Cuzco. Cualquier investigador que tenga amplios conocimientos de arqueología sudamericana en general, hallará en el Kuzco tres periodos principales, a saber: El periodo genuino y neto en técnica Tihuanacu, cuyo principal exponente es lo que hoy se llama Khorikancha. A esa misma época constructiva tipo Tihuanacu, pertenece una parte de las construcciones megalíticas de Ollantaytampu (18). Si ese período es efectivamente coetáneo con el de Tihuanacu, o si los del Cuzco son epígonos de aquella gran urbe prehistórica, son cuestiones que serán definitivamente demostradas mediante posteriores estudios. 18 —Al periodo Tihuanacu, cerca del Cuzco, pertenece parte de una ya famosa pared, la que he publicado en el tomo I de los Anales del Museo Nacional de Bolivia. Plancha 5 (Año 1920) bajo el título: «Templos y viviendas prehispánicas»). y en la presente obra en Fig. 10. *--- En este párrafo uso la de la manera como se deberá usar tanto en los topónimos que cuanto en palabras que tienen su origen en el Aymará y en Kechua. Luego, a aquel período le sigue el que he llamado “cuzqueño”, que aparentemente es el que ha sobrevivido más largo tiempo; se le encuentra en Carangas (19) y en la hermosa pared que se halla debajo de un edificio inkaico, en la isla de la Luna. Este segundo período cuzqueño tiene subdivisiones, de las que sería, muy largo ocuparse en cate trabajo, pues ello merece una monografía. 19 —Posnansky; Nuevas Investigaciones en Carangas. A ese período corresponden no solo la mayoría de las edificaciones cuzqueñas, sino también un largo número de ciudades monumentales en el Perú; pertenece, en primer lugar, la usurpación del período tipo Tihuanacu en Ollantaytampu, luego las construcciones de Willka-Marka, (Macchu-Picchu), Huayna-Picchu, Pisaj, Hoabamba y muchos otros monumentos y edificaciones en el Alto y Bajo Perú. Supongo yo que cae es el período que más duración ha tenido y el que, después de Tihuanacu, ha producido la más alta cultura del continente. Aquella cultura del segundo período que denomino: “kuzqueño”, ha sido usurpada en su tradición, leyes, costumbres y especialmente en sus monumentos por los que hemos venido en llamar Inkas, que en realidad pertenecen, con su cultura material, al tercer y último período del apogeo autóctono de la América meridional. Largos y más serios estudios serán necesarios para determinar cuando el período del Inkario substituyó al período kuzqueño. Lo único que podemos afirmar, hasta ahora, es que casi todas las obras del período kuzqueño, han sido usurpadas por los que, repito, hemos venido a llamar Inkas. X Antes de finalizar, sería necesario apuntar algo referente a la palabra Inka o Inga y otras pocas en cuanto atañe a los idiomas llamados aymara y keshua. Mucho antes de la existencia de la palabra “Inka” o “Inga”, existía el término Willka, Inka es un término keshua y Willka una expresión aymara (20) 20 —Referente a Willka: Véase: Vocabulario aymará de Ludovich Bertonio, Juli Pueblo 1612. Pág. 386.—Bertonio, escribió Willka con V. El título Inka o Willka toman aún los indios, cuando pretenden hacer revolución contra el blanco.—Véase Boletín de la Sociedad Geográfica, La Paz, número 56. Pg 144. Ambas significan una sola cosa. Y aquí me cabe citar lo que dije hace dieciocho años en la página 343 del Boletín de la Sociedad Geográfica de La Paz, en un artículo denominado: “Quienes eran los Inkas”, y en un trabajo profusamente ilustrado que, con el mismo nombre, presenté al XX Congreso de Americanistas, reunido en Río de Janeiro y publicado en sus Anales en el año 1930, transcribiré el párrafo de ese trabajo referente a “Inka” y “Willka”: “En todos aquellos países, hoy mismo existen lugares, cerros, ríos, etc., que tienen algo de Inka o Huillka, (Willka), como por ejemplo Inkachaca, Inka- marca, Inka-pata, Inka-cayu, Inka-pampa, Inka-cancha, Inka-huasi, Inka-layo, luka-kjasa, Inka-pujio, Inka-Huarikjasa, Inkahuarakjasca, Inka huara; Huillka-mayu, Huillca-pata, Huillkapampa, Huillka-nota; Huillka-rrarcca, Huillka-bamba, Huillkapukjio, y algunos centenares de nombres geográficos más. Todas las sublevaciones de indígenas del siglo XIX y anteriores, tuvieron como jefes a Inkas o Willkas. Casi todos ellos teman, en épocas de paz, apellidos españoles, los que cambiaron al iniciar la revolución indigenal, tomando algún conocido nombre incaico, por este estilo: Tupak-Amaru, Tupak Catari y los demás se titularon, para imbuir respeto a los indios, “Inka” o “Willka”. Hace apenas un año, apareció otra vez un Huillka. El' indio Mateo Alfaro, kazique de la comunidad Llinti, en el Altiplano boliviano, pretendía sublevar a los indios comunarios de Sicasica, Omasuyos y Larecaja, el año 1921, declarándose “Huillka” y atentando, naturalmente, contra la vida y propiedad de los blancos. El nombre de Huillka o Inka tiene aún hoy algo de fascinante para el indio del centro y de Sud América, y al que lo lleva es capaz de seguirle hasta el sacrificio”. Por supuesto, los Inkas y Willkas, o los que tomaron este título eran, sin la menor duda, khollas. (21) 21 —Como el asunto de los es demasiadamente complejo para ser tratado en el presente escrito, me refiero a lo que relaté en mi obra «Quienes eran los Inkas» de la cual tengo en preparación una reedicción con un segundo tomo. XI Ahora, es necesario tratar lo referente al capital asunto de las lenguas aymará y keshua, y con este motivo tengo, que recordar un pequeño intervalo durante mi conferencia en el Congreso Internacional de Americanistas de Lima, en el cual', después de pronunciar mi conferencia “El Hombre Pre-histórico de Tarija” (la ciudad de TullkuMarka), mi distinguido amigo y apreciado colega doctor Horacio Urteaga, me preguntó “si eran de raza keshua o de raza aymará los que edificaron aquellos monumentos”. Efectivamente, esa pregunta ha de ser histórica, pues el señor Urteaga traducía en ella la interrogación de todos los keshuistas y peruanófilos. Respondiendo a esa pregunta dije: “No conozco raza keshua ni raza aymará. Conozco únicamente khollas que hablaban y hablan las lenguas keshuas y aymará y conozco también pueblos de estirpe aruwak que hablaban y hablan una de esas dos lenguas. No hay raza keshua ni raza aymará, sino únicamente gente que hablaba y habla estos dos idiomas”. Luego, apunté en la pizarra del salón de conferencias las diferencias antropológicas entre khollas y aruwakes, dos razas que difieren como los “chinos” de los pueblos del “Asia Anterior”. Después de un cuarto intermedio, muchos me preguntaron sobre el origen del keshua y del aymará, como lenguas. Y yo respondí que para comprenderlo era necesario no solo conocer profundamente uno de los dos idiomas, sino haber estudiado con mucha dedicación ambas lenguas, en el terreno y en diversas regiones. Solo entonces se comprende que una de ellas, el aymará, es la madre de la otra, o sea del keshua, tal como Tihuanacu es la anciana Madre de todas las culturas del continente (22). 22 —Véase: Conexiones culturales México-andino. (Apéndice). Es de suponer que los keshuistas quedaron profundamente ofendidos en su amor propio, al escuchar semejante... blasfemia (¿?); pero, lamentablemente o felizmente es así... Si se pudiese oír en nuestra época, por ejemplo, el alemán que hablaban hace 2.000 años los pueblos que se llaman hoy, con o sin razón, “alemanes” y si se le comparase con el que hablan actualmente, se encontraría muchas y mayores diferencias que las que existen entre el aymará y el keshua de nuestros días. La enorme cantidad de dialectos keshuas, ha sido unificada como “lengua general” al parecer en la muy gloriosa “época kusqueña”, o sea antes del Inkario de que hablan los cronistas. Ya en mi libro “Antropología y Sociología Andina”, cuya primera edición vio la luz en el año 1937, dije en la página 18: “. . .existía una multitud de dialectos, como el Kakana, Atakameño, Potosino, Chuquisaqueño, Kochabambino, Kollahuaya, Puneño, Kuzqueño, Huanka, Kahuqui, Huamaiika, Huaylla, Hnalla, Chincha, Quiteño y una infinidad de otros dialectos que para numerarlos en todos sus detalles, necesitaríamos muchas páginas. De todos esos, el “atakameño” era el verdadero dialecto real, el más noble y el más evolucionado. “Cuéntase que cuando uno de los Inkas o Willkas, vino en expedición expansora, mandó a asesinar a más de cien nobles keshuas de Atacama”. Ahora bien, un individuo aymará inteligente, forzado por las circunstancias a ganarse la vida entre gentes que hablan únicamente keshua, domina este idioma a la perfección en menos de dos meses, hecho que he podido observar durante muchos años, en múltiples ocasiones. En cambio, no he logrado observar, a través de toda mi experiencia, que un individuo de lengua keshua aprenda con igual facilidad el aymará. Para el individuo de lengua keshua, es mayormente difícil aprender el aymará, pues el keshua es sin duda un idioma más melódico y evolucionado. No pretendo dictar una lección de filosofía o de lingüística comparada, pero la realidad es ésa. El fino idioma keshua es la cristalización, o mejor dicho, la sublimación del rudo aymará, el cual como una reliquia arqueológica se ha conservado en muy pocas regiones del Perú y de Bolivia, en islas lingüísticas que son circundadas por el mar de la lengua keshua. Los Inkas, como khollas netos, posiblemente hablaban entre ellos el aymará como lengua esotérica ajena al conocimiento del vulgo aruwak. XII Ahora, en cuanto se refiere a la antigüedad del hombre en el continente y al supuesto aporte del hombre de otra parte, en mi conferencia, “América tierra de origen del hombre americano”, dictada en San Marcos, en Septiembre del presente año, hice una dura crítica a aquellos que pretenden, con ligeros argumentos, traer al hombre americano, “de los cabellos”, de otros continentes. Desgraciadamente, en las escuelas de muchos países de América, aún se enseña al niño que el origen y la cuna del hombre americano se hallan en Asia, basándose en la ya archivada teoría del Estrecho de Bering que sirvió “de camino a las migraciones”. Como juzgo que estas teorías están completamente refutadas, publico en este opúsculo, solo como apéndice, el tema general de la conferencia que di en la Universidad de San Marcos. En lo relativo a que diferentes ocasiones pudieron haber inmigrado gentes de otra parte, antes de Colón a la América del Norte, y luego a la del Sur, antes de Pizarro, la suposición es no solo probable, sino segura, ya que de ello existen múltiples pruebas. Y de esas pruebas tal vez la más importante es el hallazgo de “perlas Agri”, en sepulcros indudablemente anteriores a la conquista. Sobre el particular indico mi trabajo: “Precursores de Colón y las Perlas Agri, etc.” (23) 23—Posnansky. Precursores de Colón.—Las Perlas Agri y las representaciones sobre tejidos arcaicos como prueba del Descubrimiento de América antes de Colón (Boletín Soc. de Historia Argentina). Buenos Aires 1933. Viamonte 430. Pero no existe la menor duda de que, aparte de los portadores de las perlas Agri, vinieron también de otras partes gentes que fueron arrojadas por el azar a las costas del Pacífico. Luego, es muy probable que esas gentes hayan traído con ellas, en muy poca dosis algo de su “civilización” y hayan llegado a influir muy superficialmente en la cultura material de uno u otro sitio americano, pero nunca en forma radical, o sea al extremo recambiar la esencia de un estilo o modificar las ideas religiosas. Me abstengo de criticar los absurdos prenunciados por Max Ühle en el Congreso de Americanistas de Lima, porque el público que le escuchó dio ya su veredicto, traducido en la sonrisa disimulada con que oía las raras explicaciones de aquel señor, indiscutiblemente respaldadas en el prestigio de sus canas y de su decrepitud. Lo que Max Ühle inspiro en el auditorio, no fue más que una benévola paciencia para escucharle, en consideración a ciertos méritos adquiridos por haber sitio el primero que realizo en el Perú trabajos en materia arqueológica. XIII Ahora, en cuanto se refiere a los objetos de Parakas, hallados junto a momias por el notable arqueólogo Dr. Julio Tello, — objetos que han abierto nuevos horizontes a la investigación arqueológica peruana —, no creo que la admirable cultura que se manifiesta en la enorme cantidad de material encontrado en aquel sitio, sea oriunda de la costa, como tampoco creo que esos objetos hayan sido manufacturados en la misma región, o sea por ejemplo en los lugares prehistóricos donde ahora se levanta Pisco e Ica, Cerro colorado, Cabeza larga, etc. Supongo más bien que esos objetos proceden de la sierra o, más concretamente, Cuzco, por las consideraciones siguientes: Sabido es, por los relatos de todos los cronistas e historiadores de la época de la conquista, que en lo que se refiere a vestimenta, no se halló nada que, siquiera lejanamente, fuera comparable con la extraordinaria técnica, delicadez y finura de todo cuanto el doctor Tello encontró en las tumbas, o mejor dicho, en los “depósitos de Parakas”. Tampoco nada semejante hallóse grabado en los famosos Kerus (24) de madera, que son los mejores documentos que nos quedan de la última época del Inkario y en cuya superficie se han conservado en brillantes colores los dibujos de los trajes, indumentaria, etc. de la época inkaica. Nada se halla, en fin, que pudiese igualar a los objetos de fantástica 24 —Los Kerus y su técnica han pasado aún a la época de la conquista. Se encuentran vasos de esta clase, de casi indestructible madera, con dibujos que ya hacen referencia de cosas que tiene conexión con hechos y costumbres posteriores a la Conquista. (Véase también en la Revista del Instituto de Etnología. Universidad de Tucumán. Tomo II. 1931. Posnansky: Leyendas prehistóricas sobre 2 . Por lo tanto, es de suponer que esos objetos proceden quizá de una época anterior a la que hemos venido en llamar Inkaica, o acaso hubiesen sido confeccionados en el período de auge de la brillante “época kuzqueña” Entre lo mucho que han dejado a la posteridad las culturas de la América pre-histórica, solo esos objetos son dignos de los monumentos maravillosos que construyeron en el Kuzco. Los potentados que vivían en aquella lejana época, convencidos de que los cadáveres y todos los objetos fabricados de material orgánico, tenía vida efímera en la húmeda región cordillerana, trataron de buscar y hallaron sitios, en otras partes, donde podían conservarse los cuerpos (Momias) y toda la magnífica indumentaria y atributos funerarios, por tiempo ilimitado. Y esos lugares, verdaderos conservatorios, son ciertos trechos de la costa del Pacífico. En esa región y en un sitio adecuado que hoy se llama Parakas, a que líos potentados mandaron cavar piques a bastante profundidad, extrayendo la tierra y formando verdaderas cavernas o salones subterráneos, cuyas paredes, — por ciertas condiciones estratigráficas de impermeabilidad —, no permitían las infiltraciones de agua o siquiera la entrada de aire húmedo. Y allí depositaban los cuerpos de los “Inkas” o “Willkas”, de sus principales y familiares. He medido numerosos cráneos de momias encontradas en Parakas, que resultaron ser de Khollas. Parakas está aproximadamente a 139 50' grados de latitud y el Kuzco a 13º 31' 24" y la distancia en línea recta entre ambos puntos es solamente de 4 grados. Luego, cómo no hubiera sido posible que se llevaran las momias de los notables hasta ese mismo sitio, tan secreto, no sólo para salvarlas de 1:1 destrucción material, sino también de la profanación de ambiciosos? En el lugar donde fueron encontradas las “momias” se hizo un “camouflage” perfecto, y nada en la superficie indicaba que abajo se hallaban tan magníficos tesoros. Por pura casualidad fueron hallados esos depósitos, que albergaban los exponentes de una cultura excelsa. Otro de los indicios que contribuyen a afirmar que la cultura de Parakas es andina, lo constituye la gran influencia del estilo Tihuanacu en las obras de arte encontradas en dicho punto, obras que son un bello barroco de aquel estilo clásico. XIV Juzgo aún que son necesarias algunas palabras sobre la ascensión y decadencia de las culturas de la América Meridional. Por los múltiples estudios hechos en el terreno, desde hace largo tiempo, parece que es posible llegar a la conclusión de que los prolegómenos de la actividad del hombre en América, tuvieron lugar en el Altiplano ínter-andino, donde antiguamente hallóse una gran acumulación de agua, una especie de mar en los Andes, con múltiples islas que cobijaban a primitivísimas culturas. Una de esas más grandes ínsulas o penínsulas, ha sido la de Tihuanacu (25), región en toda la cual se advierten vetustas y primitivas señales de la actividad humana, en una verdadera escala ascensional de cultura, que arranca desde una época muy lejana. Poco a poco, de acuerdo a la escala evolutiva, parece que se desarrollaron en la región aludida las actividades del hombre, hasta aproximarse a cierto estado de civilización, o sea hasta llegar al primer período de Tihuanacu. 25—Sólo por medio de nivelaciones de precisión y estudios geológicos conscientes, se ha de poder determinar si Tihuanacu ha sido entonces, ínsula o península. Entonces el hombre edificó sus viviendas debajo del suelo, — semejantes a las descubiertas por el Dr. Tello en Katac (Recuay) —; talló ídolos muy rústicos de piedra blanda y, juntándolos en forma urbana, construyó también su primer templo subterráneo o semisubterráneo y puso los cimientos para un Burgo, diremos una Pukara, y para otro templo, que probablemente se hallaba dedicado a la Luna (Puma-Punku). Ese no era solamente el despertar del sentimiento religioso y artístico, sino el primer principio de una cohesión política. Después de ese período sobrevino, por motivos que aún no sabemos, una suspensión de las actividades culturales. Probablemente, motivos climáticos determinaron esa tregua. Posteriormente, transcurrido un largo tiempo, se reanudaron las actividades culturales en la región andina escogiéndose, aparentemente, el mismo sitio y aprovechándose las obras que habían sido ya comenzadas en la época anterior. La musitada actividad del habitante de la región ínter-andina formó el II periodo de Tihuanacu, ascendiendo enormemente la cultura del hombre inter-cordillerano. Empero, por razones igualmente desconocidas, hubo una paralización de las manifestaciones culturales, a la que luego siguió una nueva “ola cultural” que hemos dado en llamar el III período de Tihuanacu. Cada uno de esos períodos tuvo su estilo y su técnica especial, su religión y su diferente orientación en sus edificaciones. Y también cada uno de esos períodos, tuvo una larga duración . 26—Véase los diferentes trabajos del autor, referente a la edad de Tihuanacu, en la lista bibliográfica, al final de cada obra, especialmente en En el último período de Tihuanacu, o sea en el III, el arte y la ciencia llegaron a su más alta expresión. Particularmente la ciencia astronómica, que daba fechas exactas para las faenas agrícolas, llegó a un apogeo que muy poco tiene que envidiar a la ciencia contemporánea. A esa época de esplendor cultural, sucedió un nuevo intervalo de inactividad cuya causa, — como ya sabemos —, fue la erupción del volcán Khapphia, en la península de Yunguyo, y la consiguiente inundación de viviendas y monumentos principales en los alrededores del lago. De ahí resulta que la cultura de Tihuanacu, después de haber llegado a su más alto nivel, dejara inconclusa su portentosa metrópoli. La obra del tiempo y la mano perversa del hombre concluyó la acción destructora del volcán y las admirables construcciones de Tihuanacu nunca más fueron reiniciadas. Luego vino un período de diáspora, un período de emigración y dispersión y parece que el hombre americano pro curó reanudar sus actividades en climas más benignos que del Altiplano, que se transformó inclemente.
La ascensión cultural cuyos primeros escalones tuvieron su origen en Tihuanacu, se prolongó en el Kuzco, el Ollantaytampu y más al Norte, llegando posiblemente hasta México y otras regiones. Sin embargo, en sus nuevas obras, los emigrados no pudieron aproximarse, ni lejanamente, a los portentosos monumentos que abandonaron en la meseta andina. En la cordillera alboreó un nuevo período cultural, el llamado “período kuzqueño”, con una técnica especial que se extendió aún en la región Ínter-andina. Ese período fue de una largísimo duración y tuvo muchas sub-divisiones, Al finalizar el período kuzqueño, se paralizó nuevamente la trayectoria ascendente de la cultura del hombre americano del Sur y se produjo un nuevo éxodo, pero ya hacia la costa del Pacífico. Geológicamente hablando, ese litoral había emergido recientemente, presentando tierras buenas para la agricultura. Quizá simultáneamente o posteriormente a ese éxodo, surgió el período que se ha venido a llamar Inkaico, o sea el último destello de la cultura del hombre de la América Meridional. Sin la menor duda, el período del Inkario tuvo también subdivisiones, pero todo ese ciclo cultural vivió ya su etapa de decadencia, puesto que no existía la cohesión política que nos cuentan los cronistas y viajeros; puesto que un pequeño grupo de europeos, que se denominaron conquistadores, dieron fin, en pocos días a la independencia de dos grandes razas. De suerte que en vez de evolucionar hacia la más alta cumbre, la cultura americana descendió bruscamente y reemplazada por una civilización importada de Europa, que destruyó los ídolos y el sagrado “signo escalonado” de aquella cultura, plantando en lugar de este símbolo la Cruz del Redentor.