domingo, 20 de noviembre de 2011

Será Difícil Pero No Es Imposible


La última vez que nos vimos fué hace once mil años apróximadamente, un poco antes de otro hundimiento en Atlántida. Claro que sabíamos de antemano que nos separaríamos, cada uno de nosotros tenía que cumplir misiones de suma importancia en diferentes puntos, no solamente en la Tierra y sobrevivir era lo más importante. Aunque siempre nuestros corazones latían y ardían al mismo tiempo, nos comunicabamos por nuestros corazones. Yo me fuí con un grupo entre sabios ancianos, muchos jovenes de ambos sexos de condición principal y siete hombres tigre a la región llamada ahora América del Sur.
Nos establecimos, cumpliendo lo que teníamos que hacer,grabando nuestra sabiduria antigua, formamos un pueblo, conocí a mi mujer, tuve hijos, nietos y los demás, grande fue mi semilla. Envejecí y mori, en esta reencarnación te recuerdo tan nìtido como si te viera. Sin embargo he perdido el recuerdo de mi conocimiento antiguo, he perdido toda la sabiduria y no lo siento, no lo sé, soy un humano. A pesar de todo me empapa la profundidad de una sabiduria intuida en mi ADN.
Ahora que te siento tan cerca, no sé que te diré, tengo miedo que se desvie tu mirada y no me reconozcas, pero sé que el encuentro está en camino, es más, ya se dió, lo estoy recordando ahora, si estás aquí a mi lado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario