jueves, 12 de noviembre de 2009

Chullachaqui


Tiene un pie de humano y el otro de venado, aunque algunos dicen que lo tiene como una bola con la cual golpea las aletas de arboles como la enorme lupuna y retumba en todo el bosque. Dejando de lado un poco la, a veces, enrevezada memoria de los abuelos, se puede decir que el Chullachaqui es un ser elemental de tierra. Guardian celoso del bosque amazónico, es un ser juguetón, que en algunos casos raya en la crueldad. Sin embargo, actúa como cualquier ser cuando invaden su territorio, después de todo el hombre siempre actúa como si fuera dueño de todo, sin respetar para nada a los demas seres y el pequeño Chullachaqui sólo defiende lo que es suyo.
Es un ser solitario, ermitaño. Se ignora si vive en comunidades, hay historias que los representan aveces bailando en grupos alrededor de grandes arboles en luna llena. Generalmente vive solo en medio del bosque, donde cultiva su propia chacra y se burla y juguetea con el primer incauto, o incautos que pasen por ahí. También es un ser muy perceptivo de la naturaleza humana, ya que hay casos donde s eha hecho amigo de algunos humanos que le han caído simpaticos, en la mayoria de los casos por la transparencia de su corazón, libres de ambición y/o maldad, a los cuales regala abundantes frutos, carne del monte y en algunos contados casos monedas de oro que dicen son de Eldorado o Paititi. Pero es despiadado con los madereros y otros que depredan el bosque, incluso los mata sin ápice de compasión y de una manera terrible. Lo describen como de corta estatura, piel morena, velludo y barrigón. Tiene las orejas en punta, lo cual tal vez lo emparente con los lejanos elfos europeos.
Cuando alguien se pierde en la selva puede tener alucinaciones donde crée estar en una ciudad con edificios, autos, tiendas,etc y se siente bien, pero en realidad está caminando por vericuetos del monte de los cuales a veces nunca más logra salir, todo esto provocado por este pequeño ser.
Si te pierdes alguna vez en la selva amazónica, trata de mantener la calma, claro es difícil, aunque no imposible, quita de tu mente el temor, se transparente, destierra la maldad de tu corazón, tal vez el Chullachaqui se apiade de tiy te indique la salida del laberinto verde. En todo caso sigue cualquier corriente de agua, por mas pequeña que sea, te llevará a una mas grande y así hasta llegar a algun rio, donde tendrás mas posibilidades de encontrar personas. Piensa en la selva como una madre amorosa y compasiva y se comportará como tal. Te lo digo por experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario