miércoles, 11 de noviembre de 2009

Ayahuasca


La planta del ayahuasca (Banisteriopsis Caapi) es una liana, conocida hace milenios. Tiene diferentes nombres de acuerdo a las muchas etnias amazónicas que la usan. No hablaré aquí de la íncreible experiencia de tomar la preparación. Eso es muy personal, las visiones son tan diferentes para cada uno, como lo son las huellas digitales. Tienen que ver con el espíritu,personalidad, sueños, miedos, etc de cada individuo. Desde luego no soy ningun experto, simplemente alguien con ganas de aprender, ya que después de todo mis raices son amazónicas, a mucha honra.
Hay visiones o estados que son un poco mas comunes, por ejemplo, la visión de una serpiente gigantesca, "tan grande como el mundo", para algunos. Una boa enorme que se los traga algunas veces, sin causar daño, se los traga y los lleva a otro plano. Esta boa es la Madre de la planta la"Serpiente Cósmica", Kundalini, el Guardian Elemental. La humanidad tiene un historial inmenso con las serpientes que viene desde el principio de los tiempos. Para algunos son sinónimo de sabiduria eterna, para otros de maldad. Todas las plantas tienen "Madre", un ser etérico que las cuida y guia. Desde siempre hemos oído acerca de hadas, duendes y otros seres elementales que co-participan en le proceso de desarrollo de una planta: germinación, desarrollo,reproducción,etc. Los elementos: Aire, agua, tierra, fuego y éter, tienen su propio tipo de seres, los humanos tenemos de todos estos.
Los chamanes trabajan con estos seres, los cuales les indican la sabiduria y el poder de sanación de cada planta. Hasta la hierba común tiene su elemental ya que sin él moriría. El cuerpo humano sin espíritu sólo sería un conjunto inerte de tejido y huesos.
La Madre del ayahuasca se presenta de diferentes formas: la gran serpiente cósmica, también como una anciana cariñosa, amable, dispuesta a enseñar sus secretos, pero al mismo tiempo feroz contra quienes no la respetan, es la querida "Abuelita Ayahuasca" que quiere mucho a quien recurre a ella por sabiduria y ayuda desinteresadamente, pero tambien muestra sus mas terribles miedos a quien lo merezca, lo cual viendolo bien no es tan malo ya que nos permite identificar los obstaculos, temores ocultos que tenemos y cuando algo se observa con profunda atención reparamos en detalles y deja de asustarnos.
Personalmente la he sentido y visto como una hermosa muchacha desnuda, de cuerpo escultural, ardiente piel cobriza y largos cabellos negros. Ansiosa de embriagarme con sus caricias y tambien brindarme su sabiduría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario