sábado, 29 de octubre de 2011

Moldor

El clima es templado a frio en Moldor. su atardecer violeta-dorado es extático. El tiempo es distinto, podría decir que el tiempo no existe como acá. Sus veranos de dos soles están siempre alegrándoles.
Cuando desperté, después del viaje, me encontraba echado en una blanda cama extraordinariamente blanca y enorme, al mirar mas allá un enorme tipo de ventanal y el mar verde, sereno, encima los dos soles, uno mas grande y naranja, el otro mas pequeño y dorado, una blancuzca luna se veia a lo lejos ya desapareciendo en el cielo violeta. Luego me levanté y camine hacia el ventanal en ¿la habitación?, no puedo decir exactamente si lo era, pues al levantarme estaba solo el ventanal ya no habian camas ni habitación. era ,mas bien un corredor. La vista hacia el mar era de una belleza tan soberbia que casi enloquecia, pero de deleite. Una belleza de millones de años, de millones de eras y de millones de argumentos.
Unas plantas enredaderas subían desde la parte de abajo, de un verde dorado increíble. Tambien vi una pareja de elementales del aire, tan naturalmente, no como en mi tierra, eran criaturas bellísimas, casi etéreos, pasaron rapidamente. Despúes escuché mi nombre y al voltear estaba Doug, sonriendome... (continuará algún día)

No hay comentarios:

Publicar un comentario