domingo, 10 de enero de 2010

Ana Frank - Diario



Miercoles, 23 de febrero de 1944

Pensamiento:

Aquí nos faltan muchas cosas, muchas y desde hace ya mucho tiempo, y estoy tan privada de ellas como tú. No quiero decir que físicamente me falte algo, pues ahora tenemos lo que nos hace falta.
No, yo hablo de lo que ocurre en el interior de cada uno, las preocupaciones y los sentimientos. Como tú, siento la nostalgia de la libertad y del aire libre, pero, estoy empezando a creer que tenemos una compensación enorme a todas estas privaciones. Me he dado cuenta de pronto, esta mañana, delante de la ventana abierta. me refiero a una compensación espiritual.
Al contemplar el exteriro, es decir, a Dios y al abarcar con una sola y profunda mirada la naturaleza, me sentí dichosa, nada más que dichosa. Y te digo, Peter, que mientras esta dicha anide en tu almam gozar de la Naturaleza, de la salud y de muchas otras cosas, y mientras seas capaz de sentirla, siempre volverá a ti.
Puede perderse la riqueza, el prestigio, pero esta dicha de tu corazón puede ensombrecerse a lo sumo, pero volverá otra vez y siempre mientras viva. Pase lo que pase, mientras puedas levantar los ojos al cielo, sin temor, estarás seguro de ser puro y volverás a ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario