jueves, 4 de junio de 2009

Amazonas



El vikingo Leif Eriksson llegó a América,quinientos años antes que Colón. Desembarcó en Terranova,actual territorio canadiense. Este viaje sembró la curiosidad en muchos de su pueblo. Un tiempo después un grupo de naves partía en la dirección seguida por Eriksson. En las naves iban hombres y mujeres. Las primeras semanas fueron de tranquila navegación, pero luego vino una terrible tempestad que destruyó algunas naves y mató a varios. Los sobrevivientes siguieron aunque bastante desviados de su ruta original, siguieron hacia el sur llegando al Caribe aunque no permanecieron mucho tiempo ahí, solamente el tiempo necesario para reparar las naves y seguir. En esa parte del recorrido no encontraron otros seres humanos. Siguiendo la ruta al sur, arribaron a la desembocadura del rio Amazonas en el Atlántico y los sorprendió la magnificencia salvaje de la naturaleza , decidieron explorar y acampar. Pasados algunos dias empezaron a morir misteriosamente varios hombres de unas altísimas fiebres, lo raro del caso es que ninguna mujer enfermó, solamente los varones. Al poco tiempo murieron todos los hombres, se quedaron solas y asustadas, pero eran mujeres de una raza guerrera y fuerte, el miedo no las dominó. Aunque nunca se supo la razón por la cual decidieron internarse en la selva y explorar, en vez de partir en las naves. No pasaban de cuarenta, todas jóvenes y fuertes, tenían algunas armas y caminaron por las riberas del río. Encontraron nativos, con algunos lucharon a muerte, otros en cambio, las acogían amistosamente, brindándoles comida y amistad. Atravesando el inmenso territorio brasileño en varios meses,llegaron a la selva del Perú actual, deslumbrándolas esa selva tan diferente a sus bosques escandinavos. Encontraron tribus que ahora forman parte de la leyenda, seres mágicos y poderosos. Trabaron conocimiento de las virtudes de las plantas y llegaron a comunicarse con los animales.Freyja, la Diosa nórdica del Amor y Tor, el poderoso hijo de Odin y Dios del trueno estaban siempre con ellas. Algunos viejos dicen que llegaron a El Dorado o Paititi y conocieron a la avanzada civilización que sigue viviendo ahí. Al fin se establecieron cerca y construyeron sus casas. Algunas estaban embarazadas de los hombres que habían muerto, nacieron muchos bellos y saludables bebés. Sin embargo adoptaron la costumbre de criar a todos los niños juntos hasta los dos años y luego entregaban los varones a los de Paititi para que los eduquen y ellas se quedaban con las niñas, convirtiéndose así en un pueblo de mujeres guerreras pero también conocedoras de las poderosas fuerzas de la Naturaleza. Una vez al año organizan festividades de fertilidad, donde acuden los hombres de otras tribus y juntos celebran diversos ritos del amor y despues de esto quedan embarazadas.Son hermosas mujeres de pelo rojo y dorado. Viven en armonia con todas las poblaciones vecinas. Cuando Orellana descubrió el Gran Río en el siglo XVI, dicen los cronistas que vió a estas mujeres luchando y le sorprendió su fiereza y sobrenatural belleza, es por esto que llamo Amazonas al río, inspirandose en las legendarias mujeres guerreras de la mitología griega. El buen viejo que me contó esto me ha dicho que ellas siguen viviendo hasta ahora, pero que no es nada fácil verlas, en casi mil años de evolución esta raza de mujeres ha aumentado su frecuencia vibracional , haciendose menos densa que los humanos, como tantas otras civilizaciones elevadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario