domingo, 22 de septiembre de 2013

La Continuidad de la Agenda - La Catástrofe siria, diseñada bajo Bush y ejecutada al pie de la letra bajo Obama - Tony Cartalucci (13 Septiembre 2013 )del Sitio Web LandDestroyer

En landdestroyer.blogspot.com se publicó hace tres días este análisis acerca de la situación en Siria y sus probables proyecciones, además de variados antecedentes, que eventualmente retrotraerían las causas de dicho conflicto a un designio fraguado bajo el gobierno del perro Bush hijo. Las posibilidades a futuro, mientras no haya un abandono del apoyo a los terroristas a sueldo que infestan Siria, siguen siendo sombrías. Publicamos en castellano este artículo porque es un buen e informado análisis, fuera del campo de los meros titulares de prensa, la que debiera dar cuenta del desprestigio creciente de Obomber, como le llaman en EE.UU. La Continuidad de La Agenda en Siria La Catástrofe Siria, Diseñada bajo Bush y Ejecutada al Pie de la Letra bajo Obama Decenas de miles de muertes, ciudades devastadas, y la dispersión de minorías sirias aterrorizadas se suman a una catástrofe que se ha desplegado en Siria durante los pasados dos años. Las organizaciones internacionales incluida Las Naciones Unidas la llaman la peor catástrofe humanitaria del siglo veintiuno, [1] y a pesar de esto, han hecho pocos esfuerzos para detectar la génesis real del conflicto, los jugadores claves que perpetúan la violencia, y para prescribir las soluciones obvias para este conflicto. Con una reciente iniciativa de Rusia y Siria para descomprimir la tendencia belicista de Occidente, los propagandistas occidentales han intentado reafirmar su narrativa que se desmorona en cuanto al conflicto pasado, presente y futuro. La Génesis del Conflicto de Siria Nos dicen los políticos y los medios de comunicación occidentales que el conflicto en Siria comenzó con un levantamiento espontáneo "pacífico" y "pro-democracia" bajo la influencia de demostraciones similares en Túnez y Egipto. Se nos dice que estas protestas pacíficas fueron brutalmente aplastadas por el gobierno sirio, lo que a su vez provocó la militarización de la llamada "oposición". Ésta es una mentira verificada. En un informe de Agencia France-Presse de Abril de 2011, [2] Michael Posner, el asistente del Secretario de Estado del Trabajo y Derechos Humanos estadounidense confesó que: "El gobierno estadounidense ha presupuestado 50 millones de dólares en los últimos dos años [comenzando en 2009] para desarrollar nuevas tecnologías para ayudar a los activistas a protegerse de arrestos y procesamientos por parte de gobiernos autoritarios". El informe admitía además que EE.UU., "organizó sesiones de entrenamiento para 5.000 activistas en diferentes partes del mundo. Una sesión sostenida en Oriente Medio hace aproximadamente seis semanas congregó a activistas de Túnez, Egipto, Siria y Líbano que retornaron a sus países con el objetivo de entrenar a sus colegas allí". Posner añadiría: "Ellos regresaron y se ha producido un efecto dominó". No sólo las protestas en Siria fueron planeadas, financiadas y dirigidas por el Ministerio de Asuntos Exteriores estadounidense años antes de que comenzara la llamada "Primavera árabe", sino que también lo fueron las supuestas protestas que "desencadenaron" los acontecimientos en Siria, a saber, las protestas similarmente tramadas en Túnez, Egipto, y la violenta subversión conducida por EE.UU. realizada en Libia. Lo que es más perturbador es que las "protestas" tramadas por EE.UU. no fueron diseñadas para derrocar a los gobiernos que estaban en la mira, sino en cambio para servir como una cortina de humo para la subversión armada pre-planeada de manera similar. Tan temprano como en 2007, bajo el entonces Presidente George W. Bush, fueron puestos en movimiento el armamento, la financiación, y por otra parte el apoyo de extremistas sectarios a través de Oriente Medio para debilitar al Líbano, Siria, e Irán. En un extenso reportaje de nueve páginas (The Redirection) del prestigioso periodista del The New Yorker Seymour Hersh [3] están incluídas algunas confesiones de funcionarios de la administración, agentes de Inteligencia, y los mismos grupos militantes que EE.UU. estaba financiando y preparando para la subversión armada en 2007. En dicho informe él declararía claramente que: "Para socavar a Irán, que es predominantemente chiíta, la administración de Bush ha decidido, en efecto, configurar de nuevo sus prioridades en Oriente Medio. En el Líbano, la administración ha cooperado con el gobierno de Arabia Saudí, que es sunita, en operaciones clandestinas que están orientadas a debilitar a Hezbolá, la organización chiíta que es apoyada por Irán. Estados Unidos también ha participado en operaciones clandestinas apuntadas a Irán y su aliado Siria. Un subproducto de estas actividades ha sido el apoyo a grupos extremistas sunitas que propugnan una visión militante del Islam y que son hostiles a EE.UU. y simpatizan con Al-Qaeda". Seis años más tarde, no podía ser más obvio que, en efecto, los militantes alineados con Al-Qaeda han sido armados, equipados y soltados en una oleada sin precedentes de terrorismo patrocinado por los Estados norteamericano, israelí y saudita contra Siria y el Líbano. Con refugios seguros en Turquía, miembro de la OTAN, y en Jordania, ocupada por EE.UU., y derramándose desde regiones del Líbano amistosas con los sauditas, no podía estar más claro quién está detrás del ascenso y la perpetuación de Al-Qaeda en Siria. [4] Y hasta en el informe de 2007 de Hersh se deja en claro que EE.UU., Israel y Arabia Saudí habían comenzado ya a financiar y preparar a la secta extremista "Hermandad Musulmana" en Siria para el inminente baño de sangre sectario que Occidente tenía en el tablero de dibujo. Hersh reportaría que: "[Walid] Jumblatt luego me dijo que él se había reunido con el Vicepresidente Cheney en Washington el otoño pasado para hablar, entre otros asuntos, de la posibilidad de debilitar a Assad. Él y sus colegas informaron a Cheney que si Estados Unidos intenta realmente moverse contra Siria, los miembros de la Hermandad Musulmana siria serían 'los únicos con quienes hablar', dijo Jumblatt". El artículo proseguiría explicando cómo ya en 2007 el respaldo de EE.UU. y Arabia Saudí había comenzado a beneficiar a la Hermandad: "Hay pruebas de que la estrategia de cambio de dirección de la Administración ha beneficiado ya a la Hermandad. El Frente de Salvación Nacional sirio es una coalición de grupos de oposición cuyos miembros principales son una facción conducida por Abdul Halim Khaddam, un antiguo Vicepresidente sirio que desertó en 2005, y la Hermandad. Un antiguo oficial superior de la CIA me dijo: 'Los estadounidenses han proporcionado apoyo tanto político como financiero. Los sauditas están tomando la delantera con el apoyo financiero, pero hay participación estadounidense'. Él dijo que Khaddam, que ahora vive en París, estaba consiguiendo dinero de Arabia Saudí, con el conocimiento de la Casa Blanca. (En 2005, una delegación de miembros del Frente se reunió con funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional, según reportes de prensa). Un antiguo funcionario de la Casa Blanca me dijo que los sauditas habían provisto a miembros del Frente con documentos de viajes". Y aún hoy Occidente finge ignorancia de lo que ellos afirman es el ascenso y perpetuación inexplicable, desafortunada e "imprevisible" de Al-Qaeda y su brazo político de facto, la sectaria Hermandad Musulmana. Quién Está Detrás de Al-Qaeda en Siria Al-Qaeda en Siria constituye el resumen final de la así llamada "oposición". A pesar de la retórica en contrario, todos los informes creíbles que realmente citan pruebas, incluyendo todas las fuentes occidentales, han determinado que Al-Qaeda ES la "oposición". El New York Times proclamaría literalmente en su artículo de Abril de 2013 titulado "Los Rebeldes Islamistas Crean un Dilema en la Política de Siria", [5] que: "En ninguna parte de la Siria controlada por los rebeldes hay una fuerza de combate secular con la cual hablar". Occidente ha confesado durante todo el conflicto que, junto con su eje regional, que incluye a, Turquía Jordania Qatar Arabia Saudí, ...ha estado canalizando cientos de millones de dólares, equipo y miles de toneladas de armas a la vez a los militantes que funcionan dentro y a lo largo de las fronteras de Siria. En un artículo de Marzo de 2013 del Telegraph titulado "EE.UU. y Europa en un importante puente aéreo de armas para los rebeldes sirios vía Zagreb", [6] se relata: "Se ha afirmado que 3.000 toneladas de armas que se remontan a la ex-Yugoslavia han sido enviadas en 75 cargamentos de avión desde el aeropuerto de Zagreb a los rebeldes, en gran parte vía Jordania desde Noviembre. "La historia confirmó los orígenes de armas ex-yugoslavas vistas en cantidades crecientes en manos de los rebeldes en videos online, como ha sido descrito el mes pasado por el Daily Telegraph y otros periódicos, pero sugiere cantidades mucho más grandes que las que previamente se sospechaban. "Los embarques fueron supuestamente pagados por Arabia Saudí por orden de Estados Unidos, con la ayuda en el suministro de las armas organizada por Turquía y Jordania, los vecinos de Siria. Pero el informe agregaba que así como desde Croacia, las armas provenían 'desde varios otros países europeos, incluyendo a Gran Bretaña', sin especificar si ellas habían sido suministradas por los británicos o sólo conseguidas por ellos. "Se sabe, sin embargo, que consejeros militares británicos están operando en países que limitan con Siria junto a franceses y estadounidenses, ofreciendo entrenamiento para los líderes rebeldes y ex-oficiales del ejército sirio. También se cree que los estadounidense están proporcionando entrenamiento para asegurar sitios de armas químicas dentro de Siria". El New York Times en su artículo de Marzo de 2013 titulado "Se Amplía el Puente aéreo de Armas para los Rebeldes de Siria, con Ayuda de la CIA", [7] admite que: "Con ayuda de la CIA, los gobiernos árabes y Turquía han incrementado bruscamente su ayuda militar a los combatientes de la oposición en Siria en los meses recientes, ampliando un secreto puente aéreo de armas y equipo para el levantamiento contra el presidente Bashar Al-Assad, según datos de tráfico aéreo, entrevistas con funcionarios en varios países y los relatos de comandantes de los rebeldes. "El puente aéreo, que comenzó en una pequeña escala a principios de 2012 y prosiguió intermitentemente durante el pasado otoño, se amplió hacia un flujo estable y mucho más pesado a fines del año pasado, según muestran los datos. Ha crecido para incluir más de 160 vuelos de carga militar realizados por aviones de carga de estilo militar jordanos, sauditas y cataríes que aterrizan en el aeropuerto Esenboga cerca de Ankara, y, en menor medida, en otros aeropuertos turcos y jordanos". Y ahora EE.UU. reconoce totalmente que la CIA y el Ministerio de Asuntos Exteriores están abiertamente armando, financiando y equipando a los combatientes en Siria. El artículo de Septiembre de 2013 del Washington Post titulado "Las Armas Estadounidenses Llegando a los Rebeldes Sirios", [8] admite que: "La CIA ha comenzado a entregar armas a los rebeldes en Siria, poniendo fin a meses de tardanza en la ayuda letal que había sido prometida por la administración de Obama, según funcionarios estadounidenses y figuras sirias. Los embarques comenzaron a multiplicarse en el país durante las dos semanas pasadas, junto con entregas separadas, por parte del Departamento de Estado, de vehículos y otros pertrechos, un flujo de material que marca una intensificación mayor del papel estadounidense en la guerra civil de Siria". Claramente, basado en confesiones anteriores, afirmar que ésta es una "intensificación mayor" es una mentira verificable. Estados Unidos ha enviado ya durante los dos o tres años pasados la suma total de apoyo material a los terroristas que están actuando en Siria que probablemente podría reunir. Los reconocimientos recientes de esto son únicamente para el consumo público. El fracaso de este apoyo material para cambiar la suerte en los enfrentamientos es precisamente lo que provocó las recientes historias inverosímiles de uso de armas químicas en Siria y el subsecuente intento, estilo Irak, de justificar una intervención militar estadounidense directa. Hay que preguntarse cómo, si EE.UU. ha estado financiando "grupos de rebeldes moderados", por la suma de cientos de millones de dólares, y armándolos con miles de toneladas de armamento a la vez, ha surgido Al-Qaeda como el grupo militante prominente dentro de Siria. ¿Cómo ha logrado Al-Qaeda recaudar los fondos y ejecutar esta hazaña logística sin precedentes de una invasión multinacional de Siria, si EE.UU., Arabia Saudí, Turquía, Jordania y Qatar están financiando únicamente a "moderados"?; ¿con venta de pasteles y rifas? Evidentemente nunca hubo ningún "moderado". Y tal como fue planeado bajo Bush en 2007, los extremistas - los extremistas de Al-Qaeda - fueron intencionalmente armados, financiados y derramados en Siria para desestabilizar a la nación mediante una matanza sectaria que comenzó en 2011 bajo la administración de Obama e hipócritamente retratada como un levantamiento "a favor de la democracia", "brutalmente aplastado" por el "malvado régimen de Assad". El apoyo directo y premeditado de EE.UU. a extremistas sectarios que comenzó en 2007 y que continúa incluso hasta hoy, no sólo resuelve el "misterio" de la perpetuación de Al-Qaeda en Siria, sino que también expone el fraude de la democracia occidental, donde dos Presidentes diametralmente opuestos llevaron a cabo una singular agenda geopolítica, simplemente detrás de la tapadera de sus respectivas plataformas políticas retóricas de derecha/izquierda. El pueblo estadounidense realmente nunca tuvo una opción, a pesar de la ilusión de "elecciones" y "representación política". El Papel de Israel El Cómplice Silencioso y el Agitador Unilateral de la Guerra Quizás la carta más peligrosa, aún por ser jugada por la mano de Occidente, es Israel. Israel se hace pasar por un observador silencioso del conflicto sirio, emprendiendo acciones militares unilateralmente en lo que débilmente afirma que es "defensa propia" preventiva. [9] En realidad, es parte de un eje conjunto EE.UU.-Israel-Arabia Saudita que ha procurado debilitar y derrocar a Siria e Irán desde al menos 2007. Israel está desempeñando un papel muy específico para mantenerse aislado de Occidente y sus socios árabes en la región mientras le sea posible, tanto para prestar a las fuerzas extremistas que funcionan dentro y alrededor de Siria una legitimidad que ellos por otra parte no tendrían con un apoyo israelí abierto, así como para retratar a Israel como la "víctima" de ataques organizados o intencionadamente provocados desde dentro de Siria, Líbano y hasta Irán. Tal "victimización" permitiría que Israel respondiera, y daría a las naciones occidentales la justificación desesperadamente buscada para intervenir también y salvar así su fracasada guerra mediante delegados. Esto no es mera especulación sino más bien una conclusión basada en informes de política documentada producidos por la Brookings Institution financiada por Fortune 500, uno de los muchos grupos de expertos que diseñan la política estadounidense-israelí-saudita. Uno de tales informes políticos, el reporte Brookings de 2009 "¿Cuál Camino a Persia? - Which Path to Persia?" [10], declara explícitamente el papel compartimentado que Israel desempeñaría en la planificada subversión y agresión contra Irán, y cómo Israel podría ofrecer a Occidente "un pie en la puerta" para una intervención militar más amplia en la región. Allí se afirma: "...Sería mucho más preferible si Estados Unidos pudiera referirse a una provocación iraní como justificación para los ataques aéreos antes de lanzarlos. Sin duda, mientras más escandalosa, más mortífera, y mientras más no-provocada la acción iraní, mejor sería para Estados Unidos. Por supuesto, sería muy difícil para éste incitar a Irán en tal provocación sin que el resto del mundo reconociera este juego, lo que lo debilitaría entonces. (Un método que tendría alguna posibilidad de éxito sería aumentar los esfuerzos para un cambio de régimen encubierto, con la esperanza de que Teherán respondiera abiertamente, o incluso semi-abiertamente, lo que podría ser descrito entonces como un acto no-provocado de agresión iraní)" [páginas 84-85, ¿Cuál Camino a Persia?, Brookings Institution] [11] Y: "Israel parece haber hecho una planificación y una práctica extensas para tal ataque ya, y sus aviones están ya estacionados probablemente tan cerca de Irán como les es posible. Como tal, Israel podría ser capaz de lanzar un ataque en cuestión de semanas o incluso días, dependiendo de las condiciones meteorológicas y de Inteligencia necesarias. Además, ya que Israel tendría mucho menos necesidad (o siquiera interés) de asegurar el apoyo regional a la operación, Tel-Aviv probablemente se sentiría menos motivada para esperar una provocación iraní antes del ataque. En resumen, Israel podría moverse muy rápido para poner en práctica esta opción si los líderes tanto israelíes como estadounidenses quisieran que ocurriera. "Sin embargo, como fue hecho notar en el capítulo anterior, los ataques aéreos mismos son realmente sólo el principio de esta política. Nuevamente, los iraníes indudablemente reconstruirían sus sitios nucleares. Ellos probablemente responderían contra Israel, y podrían responder contra Estados Unidos también (lo que podría crear un pretexto para ataques aéreos estadounidenses o hasta una invasión)" [página 91, ¿Cuál Camino a Persia?, Brookings Institution] Llamamientos similares para usar a Israel y a su compañero regional miembro de la OTAN, Turquía, para conducir provocaciones similares contra Siria han sido hechos por Brookings más recientemente en un informe titulado "Salvando a Siria: Evaluando Opciones para un Cambio de Régimen, Brookings Institution". [12] En el informe, Brookings describe cómo los esfuerzos israelíes en el Sur de Siria, combinados con la alineación en Turquía de cantidades enormes de armas y tropas a lo largo de la frontera Norte de Siria, podrían ayudar a efectuar un cambio violento de régimen de Siria: "Sumado a esto, los servicios de Inteligencia de Israel tienen un conocimiento fuerte de Siria, así como agentes dentro del régimen sirio que podrían ser usados para subvertir la base de poder del régimen y exigir el retiro de Assad. Israel podría posicionar fuerzas en o cerca de las Alturas del Golán y, haciendo eso, podría desviar fuerzas del régimen que están suprimiendo a la oposición. Esta movilización de fuerzas podría conjurar los miedos en el régimen de Assad de una guerra en varios frentes, particularmente si Turquía quiere hacer lo mismo en su frontera y si la oposición siria está siendo alimentada con una una dieta estable de armas y entrenamiento. Tal movilización podría persuadir quizá al mando militar de Siria para expulsar a Assad a fin de preservarse a sí mismo. Los abogados sostienen que esta presión adicional podría inclinar la balanza contra Assad dentro de Siria, si otras fuerzas fueran alineadas apropiadamente" (página 6, Evaluando Opciones para un Cambio de Régimen, Brookings Institution). Israel entonces, todavía manteniendo esta postura e intentando distanciarse de la actual lucha política sobre Siria, aún puede planear provocaciones intencionales o incluso escenificadas. Una reciente advertencia de Rusia implicando un ataque bajo bandera falsa llevado a cabo por terroristas dentro de Siria contra Israel [13] proporciona un escenario muy plausible que daría a Israel la justificación retórica para golpear a Siria con la esperanza de comenzar una guerra más amplia que involucraría a fuerzas occidentales posicionadas de antemano y ahora en espera. El "Excepcionalismo" Estadounidense - El Fruto Podrido de un Imperio Muerto En un reciente discurso hecho por el Presidente estadounidense Barack Obama, [14] él afirmó que Estados Unidos era "excepcional", repitiendo las ilusiones de grandeza de los intereses financieros y corporativos y de los grupos de expertos fabricantes de política. El "excepcionalismo estadounidense" proclama que EE.UU. es de alguna manera diferente a todas las otras naciones y, por deducción, mejor. Esto da a Estados Unidos la capacidad de burlar la ley internacional que él mismo ha fraguado, y para actuar como le parezca tanto dentro como más allá de sus fronteras, porque "sabe más" que el resto del mundo. Su solitaria posición en el asunto de Siria, incluso con el público estadounidense rechazando totalmente el concepto de otra guerra basada en pruebas claramente fabricadas [15], muestra dónde yace la fuente del "excepcionalismo estadounidense": entre la élite financiera corporativa que lo inventó. [16] Éste es un concepto repugnante usado para justificar la violación de derechos humanos mediante la subyugación por medio de la invasión, ocupación y explotación al por mayor de otras naciones. Esto procura justificar aquello a que la evidencia, la razón, la lógica y el consenso global se han opuesto por otra parte, y es el último recurso retórico para un Imperio que se derrumba, incapaz de justificar sus acciones de cualquier otra manera. Una nación que basa sus acciones en el escenario mundial mediante tales justificaciones es una nación peligrosa que depende de la ilusión de su superioridad. Cuando aquella ilusión se derrumbe, procurará reafirmarla por medio de mecanismos cada vez más desesperados y detestables. Esto incluye ataques bajo bandera falsa para provocar guerras donde pueda justificar el ejercicio de su poder militar y así asustar a la expectante comunidad internacional. Con Occidente prometiendo seguir armando y financiando a los terroristas en Siria, poniendo así en peligro la seguridad de los inspectores de Naciones Unidas que intentarán finalmente revisar, asegurar y neutralizar las armas químicas de Siria, podemos ver que no hay ninguna intención genuina de terminar la violencia en Siria con algo menos que el cambio de régimen a favor de los intereses occidentales. El objetivo nunca fue humanitario en su naturaleza. Sólo la propaganda usada para perpetuar el conflicto era "humanitaria". Una nación que creara intencionalmente una catástrofe humanitaria para usarla luego como un pretexto para una guerra posterior es una nación excepcional sólo en cuanto a las profundidades de su propia depravación. Los intereses que están conduciendo ahora a Estados Unidos están destinados a su propio lugar ignominioso en el basurero de la Historia. La pregunta es: ¿cuánto daño causarán ellos entre ahora y entonces?

No hay comentarios:

Publicar un comentario